Carmena cerca a Sánchez Mato tras su desafío al Ministerio de Hacienda

El concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, perdió ayer dos batallas: una, dentro de su propio partido; y otra con el Ministerio de Hacienda. Por un lado, en cuestiones internas, la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, decidió apartarle de la vicepresidencia de la macroempresa pública de gestión de espacios culturales Madrid Destino. Por otro, en el enfrentamiento que abandera contra el ministro Cristóbal Montoro, también salió escaldado. Como adelantó ABC, el Ministerio exigió al Consistorio que retuviera los 233 millones en los que se excedió en la regla de gasto.

«Carmena no confía en sus concejales, y del primero que no se fía es de Sánchez Mato», criticó el edil del PP Íñigo Henríquez de Luna. Un análisis que comparte con Ciudadanos, cuyo concejal Miguel Ángel Redondo directamente pidió la dimisión de Sánchez Mato como delegado de Economía y Hacienda por su «deslealtad» a Madrid, tras la reclamación de Montoro.

Por ahora, el único cargo del que Sánchez Mato ha sido destituido es del de Madrid Destino.Con ello,? Carmena cierra una etapa en la que el área de Cultura y Deportes ha estado comandada por el ala más radical y la que más ha tensionado la convivencia entre los distintos clanes políticos que conforman Ahora Madrid. Primero, destituyó a delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, y creó para ella un área nueva: Políticas de Género y Diversidad.

Tras asumir sus competencias, despidió a la consejera delegada de Madrid Destino y «mano derecha» de Mayer, Ana Varela, que será hoy sustituida oficialmente por el economista jubilado Joaquín Fernández Segura. La alcaldesa ha buscado un perfil más «técnico» y con «experiencia en gestión pública», ya que el anterior equipo no logró «reorganizar» Madrid Destino como ella esperaba.

El concejal ha tensionado desde el principio la vida en Cibeles, con temas como la tasa turística o su lucha contra la regla de gasto
Jorge García CastañoRita Maestre«turismo sostenible»

La forma de actuar de Sánchez Mato en ciertas cuestiones a lo largo de los dos últimos años refleja cómo Manuela Carmena ha pulido la voluntad de sus concejales a una postura más funcional. Acaso por pragmatismo o por rechazo, lo cierto es que el concejal de Economía y Hacienda no pudo poner en práctica la tasa turística, una de las primeras medidas polémicas que propuso. Mientras que él hablaba de implantarla junto a un gravamen a los cajeros automáticos, Carmena lo desautorizaba: «No, ni la una ni la otra. No hay ningún propósito de llevar a cabo ninguna de ellas». No obstante, el impuesto sobre los dispensadores de los bancos finalmente sí se aplica.

Pero el tema que más ha definido la gestión de Sánchez Mato es su cruzada contra la ley Montoro y su insistencia en incumplir la legalidad vigente, un extremo que ha lastrado su relación con la regidora. Tanto es así, que Carmena, tras un encuentro con Cristóbal Montoro el pasado noviembre, accedió a cambiar el Plan Económico Financiero como pedía el ministro. Apenas unas horas después, compareció con Sánchez Mato en Cibeles para cambiar radicalmente su discurso. «Me habéis interpretado mal», dijo la alcaldesa a los periodistas, habida cuenta de que todos los medios publicaron que había corregido nuevamente a su concejal.

Falta de confianza

Sin embargo, el equipo de Gobierno ha tratado de mostrar una imagen de unidad en su lucha para que los ayuntamientos puedan romper el techo de gasto. Solo una semana después de la celebración en Valencia de las Jornadas Municipalistas por una Financiación Justa, Maestre reiteró su desafío ante Hacienda: «No es una discusión filosófica, se trata de que tenemos unas enormes limitaciones para prestar lo que se nos exige».

Pese a todo, este mes, las desavenencias en el seno de Ahora Madrid se han hecho visibles en el pleno. El viernes, Carmena convocó un «cónclave» después de que ocho ediles de su formación se fueran del salón para no condenar el ataque de la CUP a una sede del PP en Cataluña.Uno de ellos fue Carlos Sánchez Mato, cuya confianza con Carmena está ya contra las cuerdas.

Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.