Bruselas multa con 166 millones a Sony, Panasonic y Sanyo por pactar precios

Los tres fabricantes de baterías de móviles y ordenadores confiesan que crearon un cártel junto a Samsung, firma que luego los delató

sony

Suma y sigue. Si la semana pasada le tocaron a tres entidades financieras por manipular el euríbor, este lunes fueron los fabricantes de dispositivos electrónicos. La Comisión Europea anunció la imposición de una multa de 166 millones a a Sony (29,8), Panasonic (38,8) y Sanyo (97,1) por diseñar y participar en un cártel en la producción de baterías recargables de ion de litio que son usadas para teléfonos móviles u ordenadores portátiles (son las más comunes). Las tres compañías entonaron el 'mea culpa' para beneficiarse de una reducción de la sanción final mientras que el chivato que destapó la trama fue Samsung SDI, lo que le permitió sortear un multa de 57,7 millones.

«Millones de europeos usan portátiles, móviles y dispositivos que usan este tipo de baterías. La confabulación de estas empresas afectó a los precios de productos que compran los europeos. Con esta decisión lanzamos una fuerte señal a las compañías advirtiendo de que si los consumidores europeos se ven afectados por un cártel, la Comisión lo investigará aunque los contactos tengan lugar fuera de Europa», recalcó la todopoderosa comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Y es que la mayor parte de los contactos para tejer esta red monopolística contraria a libre competencia de la UE se llevaron a cabo en Asia y «ocasionalmente en Europa». El cártel comenzó a operar en febrero de 2004 y se prolongó hasta noviembre de 2007. Se mantuvieron encuentros bilaterales y multilaterales basados en dos grandes acuerdos.

Por un lado, pactaron una subida temporal de los precios en 2004 y 2007, provocados por la subida temporal del precio del cobalto, una materia prima utilizada en la producción de este tipo de productos. Y por el otro, «intercambiaron información comercialmente sensible, como las previsiones de oferta y demanda, o previsiones de precios».

La legislación 'antitrust' de la Comisión contempla una serie de incentivos para poder destapar potenciales casos de cárteles. Y qué mejor forma que indultando al que canta, que por lo general aprueba pruebas tan irrefutables que a las otras empresas sólo les queda colaborar para mitigar la sanción final. En este caso concreto y según la información facilitada por el Ejecutivo comunitario, las tres firmas tuvieron una reducción lineal del 10% y además, otra del 20% en el caso de Sanyo y Panasonic, y del 50% en el de Sony. Pese a los abultado de la multa, estos 166 millones son 'migajas' si se compara con las grandes multas de cárteles.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.