Acosan a una joven al reconocerla como activista constitucionalista

Noche de San Esteban. En San Cugat del Vallés (Barcelona). Unas 300 personas juegan al quinto -un entretenimiento típico de[…]

Noche de San Esteban. En San Cugat del Vallés (Barcelona). Unas 300 personas juegan al quinto -un entretenimiento típico de algunas zonas de Cataluña, similar al bingo- en una carpa autorizada por el Ayuntamiento. En un momento dado, el loro -quien canta los números de forma distendida y con dichos y frases, cuya responsabilidad en el juego va rotando- se viene arriba y asegura que hay «fascistas» entre los presentes y que estos son de Societat Civil Catalana. María Domingo, en ese momento, piensa lo peor. No es la primera vez que la acosan por ser constitucionalista y está acostumbrada a dar la cara, sobre todo en la Universidad Autónoma de Barcelona, pero esa noche solo quiere pasar un rato con sus amigos, en su ciudad.

Más información

En portada

Publicidad
Noticias de