50 empresarios y economistas portugueses firman el «Manifiesto Antiespañolización de la banca»

Entre los principales promotores del documento, se encuentran el presidente de la Asociación Portuguesa de Bancos y de la Caixa Geral de Depósitos, Joao Salgueiro; el administrador de El Corte Inglés en el país vecino, Alexandre Patrício Gouveia; el economista de la Universidade Nova y ex consejero de la aerolínea TAP, Manuel Pinto Barbosa; y el catedrático del Instituto Superior de Economía y Gestión de Lisboa Joao Duque

Son ya 50 influyentes empresarios y economistas de Portugal los que han impulsado el "Manifiesto Antiespañolización de la banca", que será presentado al público el próximo 5 de abril.

Entre los principales promotores del documento, se encuentran el presidente de la Asociación Portuguesa de Bancos y de la Caixa Geral de Depósitos, Joao Salgueiro; el administrador de El Corte Inglés en el país vecino, Alexandre Patrício Gouveia; el economista de la Universidade Nova y ex consejero de la aerolínea TAP, Manuel Pinto Barbosa; y el catedrático del Instituto Superior de Economía y Gestión de Lisboa Joao Duque.

Se trata de un movimiento que testimonia la preocupación reinante al otro lado de la frontera al comprobar cómo los gigantes españoles del sector toman posiciones en Portugal con gran rapidez.

El primer detonante para formalizar el manifiesto se produjo cuando, poco antes de Navidad, el Santander Totta se quedó con los ?activos buenos? del Banco Internacional de Funchal (Banif) por 150 millones de euros.

La entidad que preside Ana Patricia Botín es favorita para hacerse con Novo Banco, cuyo proceso de venta ha sido prorrogado hasta 2017, según anunció recientemente el primer ministro portugués, el socialista António Costa.

Ahí se las verá con un duro adversario: Caixabank, pues los catalanes aspiran a controlar el 66% del Banco Portugués de Inversiones (BPI) con el objetivo de dar el salto después a la carrera por el propio Novo Banco.

Detrás de la iniciativa en contra, se ha generalizado la convicción en los círculos económicos de Lisboa de que el Banco Central Europeo está a favor de unos bancos ibéricos fuertes que compensen el déficit de capital experimentado por las entidades lusas en los últimos años.

Algunos de estos empresarios ya han trasladado su malestar al nuevo presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, quien reconoció hace unos días a ABC que ?el control de la banca del país no puede ser exclusivo de nadie?. Dentro de su tono absolutamente conciliador, así se lo hizo saber al rey Felipe cuando visitó Madrid la semana pasada.

Para contrarrestar el dominio español, António Costa se afana en saciar la necesidad de una inminente ampliación de capital en el Banco Comercial Portugués (BCP) dando entrada a la millonaria angolana Isabel dos Santos, una vez que culmine su acuerdo con Caixabank para salir del BPI.










Más información

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.