Las hipotecas del boom inmobiliario marcan mínimos

Las hipotecas que se contrataron a principios del 2000 siguen beneficiándose de un euríbor que no frena sus caídas

El euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, sigue a la baja. En concreto, en lo que llevamos de cotización de enero de 2021 la media del indicador se sitúa en el -0,507%, frente al -0,497% en el que cerró en diciembre.

En el caso del euríbor a 3 meses, el más seguido por las entidades financieras para realizar sus préstamos, mantiene su tendencia a la baja con un -0,55%. 

Es decir, en ambos casos, el euríbor no solo alcanzó el nivel en el que el Banco Central Europeo (BCE) cobra a los bancos por tener depositado el dinero en la institución, sino que va más allá. 

El euríbor cayó en picado en 2020

Lo cierto es que desde mayo el euríbor tomó una senda bajista. El índice de referencia para las hipotecas variables consiguió encadenar hasta cinco mínimos históricos consecutivos a lo largo de todo el año para terminar rozando la barrera del -0,5%, tasa de depósito que establece el Banco Central Europeo (BCE). Un momento que para muchos parecía que no llegaría, pero lo hizo. 

Simone Colombelli, director de Hipotecas de iAhorro, ya adelantó que era muy probable que estas tasas se alcanzaran. 

Publicidad

El euríbor ha caído hasta doblar los niveles con los que empezó el año (enero -0,25%). 

"Podemos decir que el euríbor prácticamente ha tocado fondo y que a partir de ahora no presenciemos más caídas en picado como en los últimos meses. Veremos al índice estabilizarse a lo largo de 2021, pero sin abandonar el terreno negativo", adelanta el director de Hipotecas de iAhorro.

Publicidad

En febrero, el euríbor celebrará su quinto aniversario en negativo. 

Los hipotecados ganadores de las caídas del euríbor 

“2020 ha sido un año difícil para el mercado inmobiliario, pero excelente para el mercado hipotecario y para el hipotecado. Aquel que ha mantenido su trabajo y las circunstancias que tenía antes de la pandemia ha gozado de unas condiciones que no se habían visto en la historia”, destaca Simone Colombelli.

Esta situación es especialmente beneficiosa para los que lleven hipotecados más tiempo, los que firmaron préstamos en los años del ‘boom’ hipotecario, a principios del 2000, puesto que lograron diferenciales relativamente bajos, que hacen que ahora, sean todavía más estrechos.

Publicidad

Así, se da la circunstancia que el diferencial medio de esos años se situara en torno al 0,50%-0,70%, por lo que están a punto de no abonar intereses o estos sean testimoniales. 

Esto no es algo nuevo. Durante estos años, la banca llegó a ofrecer diferenciales del 0,18% (Deutsche Bank) y del 0,25% las cajas de ahorros destinados a los clientes bancarios más jóvenes, que llevan ya años no abonando intereses en sus créditos hipotecarios. 

Sin embargo, estas caídas del euríbor cada vez tienen menos impacto en estos clientes bancarios por un doble motivo. 

Por un lado, porque cuando las caídas son mínimas, el impacto también lo es, aunque de media, el ahorro puede situarse en los 178 euros al año.

Publicidad

Con el euríbor en el -0,5%, una hipoteca variable de 150.000 euros con euríbor +0,99% a 30 años será 14,89 euros más barata al mes. La cuota mensual pasará de los 464,28 euros a los 449,39 euros tras revisarla. En total, el ahorro será de 178,68 euros durante 2021.

Por otro lado, al ser hipotecas con muchos años de vida, el impacto sobre los intereses es menor, por lo que la caída del euríbor se notará menos en las cuotas. 

¿Qué pasará en 2021 con el euríbor?

Todo apunta a que este año no será muy diferente a 2020 en la evolución del indicador. 

"Veremos al euríbor entrar en una estabilidad negativa, pero menos agresiva. No hablaría de signos de recuperación, como mínimo, hasta la segunda mitad del año. Lo más probable es que veamos al índice durante un largo tiempo, incluso años, sin volver a terreno positivo", apunta Colombelli.

De hecho, la banca ya vaticina que seguirá en negativo hasta 2030 ó 2031.

Publicidad

Las políticas del BCE, las devoluciones de los préstamos ICO y todo el contexto económico en su conjunto son algunos de los motivos que impiden que el euríbor tome otra dirección. Los estímulos por parte de Europa seguirán hasta 2022, así que será complicado que haya un cambio de tendencia por esta variable. 

En portada

Noticias de