La letra pequeña de las cuentas remuneradas al 5%

La rentabilidad de algunas cuentas remuneradas alcanza el 5 por ciento, un interés muy superior al de las letras y los depósitos. Pero tienen sus inconvenientes

La rentabilidad de las cuentas remuneradas más vistosas alcanza el 5 por ciento, una TAE muy superior a la que ofrecen las letras del Tesoro y los depósitos más rentables.  

En concreto, las letras del Tesoro a un año se quedan por debajo del 3 por ciento (2,83 por ciento en la última subasta de letras a un año); mientras que los depósitos más jugosos (los de la entidad italiana Banca Progetto y los del banco letón Bluor Bank) pagan un 3,1 por ciento a doce meses. 

Publicidad

Si bien, esta cifra tan golosa del 5 por ciento viene acompañada de algunos inconvenientes. 

Las cuentas remuneradas al 5% permiten ganar menos dinero 

El principal de ellos es que, bajo esa TAE tan elevada (que ejerce de reclamo para los clientes), se esconde una cruda realidad: estas cuentas remuneradas permiten ganar menos dinero, en su conjunto

El motivo no es otro que los máximos de inversión que se aplican a estas ofertas. Veamos algunas de ellas. 

Ibercaja, por ejemplo, lanzó el 6 de febrero pasado una oferta por la que remunera al 5 por ciento los saldos de hasta 6.000 euros el primer año y al 3 por ciento los saldos de hasta 10.000 euros el segundo año. 

Es decir, que se pueden obtener 600 euros en dos años con esta cuenta remunerada. 

Openbank entrega un 5,12% el primer año 

Algo parecido ocurre con la Cuenta de Ahorro Bienvenida con nómina de Openbank, que promociona una rentabilidad del 5,12 por ciento TAE el primer año, pero con un saldo máximo de 5.000 euros. 

Publicidad
Publicidad

Es decir, que con este producto se podrían conseguir 256 euros. 

En la misma línea se mueven el resto de productos que ofrecen rentabilidades del 5 por ciento. 

Así, la cuenta Día a Día de Caixabank paga un 5 por ciento los dos primeros años, con un saldo máximo de 5.000 euros, lo que eleva hasta los 500 euros los beneficios máximos que se pueden conseguir. 

Publicidad

Las mismas condiciones ofrece la cuenta Yoigo, de Moneygo. 

Por su parte, la cuenta nómina de Bankinter paga un 5 por ciento el primer año y un 2 por ciento el segundo, con un saldo máximo de 5.000 euros, por lo que la ganancia máxima se reduce hasta los 342 euros. 

Y aún más baja es la cuantía que se puede obtener con la cuenta Playstation de Unicaja, que renta al 5 por ciento los dos primeros años pero que reduce el saldo máximo remunerable a los 2.000 euros. 

Es decir, que con ella solo se pueden obtener 196 euros. 

Publicidad

Productos menos vistosos pero más interesantes 

En cambio, otras ofertas menos suculentas, como la cuenta remunerada de Myinvestor al 2 por ciento, tienen mínimos más elevados (de hasta 50.000 euros, en ese caso), con lo que se pueden obtener cuantías de beneficios más elevadas

En este caso de Myinvestor, es posible amasar 1.000 euros en un solo año. 

Por su parte, la Cuenta Online de Sabadell al 2 por ciento permite obtener 600 euros, al elevarse el saldo máximo retribuible hasta los 30.000 euros. 

Y si nos salimos de las cuentas remuneradas, el beneficio aún puede ser mayor. 

Si invertimos 30.000 euros en letras del Tesoro a un año, se pueden lograr 849 euros en un solo ejercicio. 

Publicidad

Elevadas vinculaciones 

Otro de los inconvenientes de las cuentas remuneradas al 5 por ciento es que exigen mayor vinculación que depósitos y letras (y también que otras cuentas con menor remuneración). 

Es decir, que los bancos utilizan estas cuentas remuneradas como reclamo para atraer nuevos clientes, y luego tratan de rentabilizarlos a través de otros productos. 

Así, por ejemplo, Ibercaja exige la domiciliación de una nómina para poder acceder a esa rentabilidad del 5 por ciento, el primer año. 

Si bien, para lograr el 3 por ciento del segundo año, Ibercaja eleva la vinculación e incluye la contratación de un seguro de riesgo o aportaciones de al menos 5.000 euros a fondos de inversión, planes de pensiones o seguros de ahorro. 

Si se da una de las circunstancias, el saldo máximo remunerable se sitúa en los 6.000 euros el segundo año y, si concurren las dos, este asciende hasta los 10.000. 

En portada

Noticias de