El euríbor se reactiva con niveles inéditos en la última década

El euríbor retoma la senda al alza y encarecerá considerablemente las hipotecas que revisan su diferencial en agosto. El nuevo impulso lo lleva a niveles del verano de 2012

El temor a una recesión económica mundial frenó momentáneamente la trayectoria al alza del euríbor, a finales de julio. Si bien, todo parece indicar que este respiro ha llegado a su fin. 

Así, tras caer por debajo del 1 por ciento durante cuatro jornadas entre el 29 de julio y el 3 de agosto, el principal índice de referencia de las hipotecas en España ha emprendido la senda al alza y ya vuelve a situarse por encima del 1,1 por ciento, en niveles que no se tocaban desde hace diez años, en 2012. 

Publicidad

En concreto, este martes el euríbor a 12 meses se situó en el 1,118 por ciento, algo por debajo del 1,158 del lunes y del 1,163 del viernes pasado, pero consolidando niveles por encima del 1 por ciento. 

El euríbor cerrará agosto en su mayor nivel desde junio de 2012 

De este modo, la media de agosto se situaría en el 1,068 por ciento por lo que, de cerrar así, el euríbor a 12 meses registraría su mayor nivel desde junio de 2012, cuando se situó en el 1,219 por ciento. 

Se trataría de un peldaño claramente por encima del registrado en julio, cuando la media mensual del euríbor a 12 meses se situó en el 0,992 por ciento. 

Esto tendrá un impacto considerable en las personas que revisen el diferencial de su hipoteca con el cierre de agosto.  

Publicidad
Publicidad

Así, para una persona con una hipoteca variable de 180.000 euros a un plazo de 25 años con un diferencial del 1 por ciento, vería elevarse su cuota mensual desde los 639 euros hasta los 769 euros. 

Hablamos de 130 euros más al mes o, lo que es lo mismo, unos 1.560 euros más al año. 

Una situación que tiene su origen en la política monetaria del BCE 

Toda esta trayectoria al alza del indicador de referencia para las hipotecas variables en España (la mayoría) tiene su origen en el giro de la política monetaria del BCE. 

En concreto, el euríbor se situó en positivo en abril pasado, en previsión de que el Banco Central Europeo adelantara su calendario de normalización de la política monetaria para luchar contra la desbocada inflación. 

Finalmente, el Banco Central Europeo adoptó su primera subida de los tipos de interés en más de una década en julio pasado. 

Publicidad

Máximo tras máximo

Entonces, el euríbor llegó a tocar el 1,2 por ciento (el pasado 22 de julio), su mayor nivel desde julio de 2012, después de que la institución presidida por Christine Lagarde sorprendiese con una subida de los tipos de interés del 0,5 por ciento, por encima de la previsión del mercado (de un cuarto de punto pocentual). 

De cara al futuro, todo parece indicar que el euríbor continuará su trayectoria al alza y se situará en torno al 2 por ciento a finales de año, según las previsiones de los analistas. 

Y es que, con una inflación que supera el 10 por ciento en España, lo más probable es que el Banco Central Europeo se vea obligado a endurecer aún más las condiciones de crédito, por mucho que eso afecte al crecimiento económico (que está ralentizándose). 

Es precisamente el equilibrio entre la lucha contra la inflación y la desaceleración de la economía (en un contexto de tensiones geopolíticas) la que preocupa a los inversores, a los profesionales y a los banqueros centrales, en el momento actual.

Publicidad

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de