El día después de la subida de impuestos

Nadie se mueve más a corto plazo que un político, cuyo principal objetivo es mantenerse en el poder o alcanzarlo.[…]

Nadie se mueve más a corto plazo que un político, cuyo principal objetivo es mantenerse en el poder o alcanzarlo. Por eso nunca me sorprende la escasez de miras que muestran ante la mayor parte de los temas. Y esto no es sólo una característica de los españoles, sino un problema generalizado en las democracias occidentales.

 El debate político español es, una vez más, de corto plazo, centrado ahora en las subidas de impuestos. Los que dicen "no" se rasgan las vestiduras, aunque saben bien que ellos harían más o menos lo mismo, con matices. Que antes o después habría que subir los impuestos lo sabía todo el mundo, hasta esta oposición que ahora se muestra espantada, después de que algunos de los suyos hayan aplicado calentones similares a la fiscalidad (el Ayuntamiento de Madrid ha subido los impuestos un 22 por ciento este año, por poner sólo un ejemplo). Y los que desde el Gobierno dicen "sí" a la mayor presión fiscal, la explican mal, con titubeos y dudas, lo que transmite lo poco claro que lo tienen y lo pendientes que están de negociarlo todo no en función de lo que interese a la economía, sino de lo que les permita su otro objetivo de corto plazo: aprobar los Presupuestos del Estado.

 Pero el auténtico debate no es el de la subida de impuestos, sino qué hacer el día después, un día que puede convertirse en años de pérdida de tiempo si los políticos no olvidan de una vez por todas su visión cortoplacista y se sientan a hablar. Es urgente un pacto de Estado al menos sobre dos grandes temas íntimamente relacionados: la economía y la educación. Si seguimos con los regates en corto sobre estas materias, veremos cómo nuestro país sigue retrocediendo en competitividad y, además, asistiendo a crecientes episodios de "pijo-borroka" como los de Pozuelo, todo un síntoma de que la desorientación educativa de los jóvenes no va ayudar nada a que, en el futuro, formen parte de un país más sano en lo económico y en lo social.

En portada
Publicidad
Noticias de