Cómo captar talento entre los afectados por los ERE de los bancos

Cada vez son más los asesores financieros interesados en convertirse en "family bankers" tras sufrir un ERE

Las fusiones bancarias, el auge de la digitalización, el cierre de sucursales y los bajos tipos de interés que lastran los márgenes de los bancos han incrementado los despidos de profesionales de la banca, a través de varios ERE, entre ellos los dedicados al asesoramiento financiero.

Durante este año se han producido expedientes de regulación de empleo en cuatro grandes bancos: Banco Sabadell, Caixabank, BBVA y Unicaja que suman más de 12.000 salidas de trabajadores y desde que en 2008 estalló la crisis financiera se han contabilizado más de 100.000 despidos.

Publicidad

Entre los afectados se encuentran los profesionales dedicados al asesoramiento financiero que se han convertido en piezas muy codiciadas por entidades como Banco Mediolanum, que está captando el talento de estos profesionales ofreciéndoles una opción de futuro con su incorporación a la entidad como family bankers.

Se trata de una red de agentes financieros autónomos que desarrollan su actividad de forma independiente, pero respaldados por Banco Mediolanum, que les facilita herramientas y formación continua que les da seguridad en el servicio a sus clientes y les ayuda a alcanzar sus objetivos.

Además, "cada vez son más los profesionales que se dirigen a nosotros interesados en prestar sus servicios en nuestro banco como agentes", señala Francesco D’Italia, responsable de Selección y Formación de la Red de Asesores Financieros de Banco Mediolanum.

Los perfiles más solicitados

Los perfiles demandados por la entidad son los de aquellos profesionales que a lo su trayectoria laboral han tenido relación con los clientes o que se hayan dedicado al asesoramiento financiero.

Otro aspecto esencial en la selección de candidatos es, a juicio de Francesco D’Italia, “que su perfil personal sea coherente con los valores del banco, con su visión y su misión”, y que tengan “espíritu empresarial para convertirse en profesionales autónomos y trabajar por cuenta propia ajena”, apunta.

Publicidad
Publicidad

También tienen muy en cuenta la capacidad de organización de los candidatos para autogestionar su actividad, con el objetivo de dar el servicio de calidad que demandan sus clientes. Por ello, D'Italia sostiene que su prioridad en los procesos de selección es identificar si las competencias de los aspirantes “pueden hacer que se conviertan en family bankers de éxito”.

¿Qué piden los candidatos?

Entre las principales demandas de los futuros agentes destaca la seguridad laboral. “Nosotros les explicamos que la mayor seguridad a un agente financiero se la dan unos clientes satisfechos, no un contrato laboral, como ya han experimentado estos profesionales, sino el hecho de poder dar un buen servicio a una cartera de clientes satisfechos que valoran la profesionalidad del asesor y que se quedarán con él durante toda su vida”.

También piden tiempo para conocer a sus clientes y dedicarles la atención que necesiten. Tiempo que Banco Mediolanum les da porque es “esencial conocer en profundidad a los clientes, familiarizarse con su situación personal, con sus necesidades y sus miedos para ofrecerles el abanico de soluciones más adecuadas a su perfil", indica el responsable de Selección y Formación de Banco Mediolanum.

La importancia de estar acompañado

En su transición de trabajar por cuenta ajena en banca tradicional a hacerlo por cuenta propia como agente financiero de Banco Mediolanum los profesionales no están solos.

“No dan un salto al vacío, ni se trata de una aventura en solitario. Cuentan con “el respaldo de la entidad y con el de una organización que les forma, les apoya y acompaña. Tienen a su disposición la experiencia y los conocimientos de muchas personas que antes que ellos han iniciado esta trayectoria y ahora la están llevando a cabo con éxito”, explica Francesco D’Italia.

Publicidad

Una profesión con futuro

En opinión del experto, el asesoramiento financiero es una profesión con mucho futuro. "Estamos en la edad de oro del asesoramiento en España”, indica, debido a que una gran parte del ahorro se encuentra en productos con nula rentabilidad como los depósitos, por lo que los ahorradores necesitan otras alternativas para sacar rendimiento a su capital.

Otro aspecto que hace a la figura del asesor imprescindible es la elevada volatilidad de los mercados. Esto hace que “el ahorrador necesite una persona con capacidad y conocimientos que le explique lo que está pasando en cada momento en los mercados y le ayude a tomar las decisiones de inversión más adecuadas”, alega el experto.

El apoyo y la inversión en su red de agentes ha llevado a Banco Mediolanum a convertirse en la primera red en asesoramiento financiero del país con más de 1.458 agentes. Y es que, según reconoce D'Italia, "nuestra entidad no existiría sin los family bankers que son el eje de nuestro banco".

Publicidad

La fórmula del agente financiero ha llevado a Banco Mediolanum a consolidarse como el banco con los clientes más satisfechos de la banca española, según el último estudio de mercado elaborado por la consultora independiente Stiga.

El salto de la banca tradicional al "family banker"

Un ejemplo de los profesionales que han decidido convertirse en Family Banker es Santiago Gandarias, que tras 17 años trabajando en la banca tradicional se convirtió hace dos años en agente de Banco Mediolanum.

“Me gusta la filosofía de asesoramiento financiero que tiene el banco respecto al trato a los clientes”, dice Gandarias. Asegura que la entidad le ofrece “la libertad para poder decir al cliente lo que realmente necesita” y puede “dedicarle un día entero a un cliente si es necesario”.

Confiesa haberse enfrentado a los “miedos” de convertirse en un profesional autónomo, algo que ve ahora “como una oportunidad sin límites” dentro del sector. Tanto es así que “mi propia familia dice que vuelvo a tener el brillo en los ojos y que vuelvo a estar apasionado con mi profesión”.

Santiago Gandarias anima a emprender a los profesionales que están siendo despedidos porque “hay una banca diferente”. "No hay que tener miedo, hay que lanzarse porque, no es solo que haya agua, es que Banco Mediolanum es un océano”.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de