Resultados de Repsol. El mercado, pendiente de la debilidad del margen de refino

Los resultados de la petrolera dependen en un 53% de estos productos destilados

La petrolera española Repsol presentará sus cuentas del primer trimestre de 2021 el próximo jueves 29 de abril con el mercado pendiente de la debilidad que presenta la compañía en el margen de refino, un capítulo que no deja de deteriorarse.

En concreto, la propia compañía ha anunciado una caída del margen de refino del 80% respecto al cuarto trimestre de 2020 desde un dólar por barril hasta 0,2 dólares por barril, según los indicadores adelantados que la empresa presidida por Antonio Brufau publicó a comienzos de este mes.

Una caída que es aún mayor y se eleva al 95,7% si se compara con respecto a los 4,7 dólares de hace un año.

Y llueve sobre mojado pues el margen de refino de Repsol ya cayó en 2020 un 56% debido a la crisis del Covid-19.

La importancia del margen de refino en Repsol

Porque el margen de refino no es un asunto baladí. Es un capítulo crucial para cualquier petrolera porque es la diferencia entre el coste de extraer un barril de petróleo (búsqueda, perforación y posterior producción, lo que se conoce como ‘upstream’) y el precio de venta de los productos transformados (combustibles, lubricantes y otros derivados).

En el caso de Repsol, sus resultados dependen en un 53% de estos productos destilados.

Publicidad
Publicidad

En estas circunstancias, es precisamente la debilidad del margen de refino uno de los motivos por los que Bank of America redujo recientemente la valoración que tiene sobre la compañía hasta “neutral”.

“La persistente debilidad del margen de los destilados medios no permitirá a Repsol recuperar rápidamente su indicador de margen de refino”, decía en un informe recientemente.

El downstream se compensará con el upstream

Si bien, expertos como Luis Padrón, antiguo analista de Ahorro Corporación y ahora experto de Renta 4 tras la fusión de ambas compañías, tienen una visión distinta a la de Bank of America.

En su caso, cree que los malos resultados en la parte del refino van a ser compensados por el buen desempeño del negocio de upstream, de manera que el balance final será “bueno” para el primer trimestre de 2021.

Publicidad

“Esperamos un negocio de upstream muy fuerte, fundamentalmente por la mejora del precio del crudo y por el crecimiento de la producción. En el lado opuesto, esperamos un downstream muy negativamente afectado por el margen del refino, que fue muy negativo durante el primer trimestre de 2021. Pero, en conjunto, los resultados serán muy buenos porque la mejora del upstream compensa el refino y la visibilidad de resultados de ebitda para el conjunto del año, de 5.300 millones de euros, es muy alcanzable”, dice Padrón en una conversación telefónica.

En concreto, el precio medio del Brent en el trimestre fue de 61,1 dólares, lo que supone un 38,2% más que en el periodo anterior; y la producción se incrementó un 1,8% hasta los 639.000 barriles diarios.

De este modo, los resultados podrían servir para frenar la corrección que vive el valor, a juicio de Padrón.

El negocio de las renovables de Repsol

Se trata de un diagnóstico que no comparte Bank of America. El banco de inversión, por el contrario, cree que la finalización del programa de recompra de acciones junto con las incertidumbres sobre la venta prevista del negocio de renovables van a jugar en su contra.

Precisamente, las renovables es uno de los capítulos sobre los que el mercado también pondrá su atención en la presentación de resultados, así como en las guías que la compañía podría dar sobre la evolución futura del negocio, aunque los analistas no esperan muchas sorpresas.

Publicidad

De media, el consenso de los analistas anticipa un resultado ajustado neto de 365 millones de euros, de los cuales 327 millones provienen del upstream, 161 del downstream y 125 de las renovables.

En portada
Publicidad
Noticias de