La banca española sustituirá los bonos soberanos de su cartera por hipotecas a tipo fijo

La banca española, en un contexto de crecimiento económico más débil, libra una "fuerte" competencia por las hipotecas a tipo[…]

La banca española, en un contexto de crecimiento económico más débil, libra una "fuerte" competencia por las hipotecas a tipo fijo, una "guerra hipotecaria" que podría acelerarse aún más, según un informe publicado por Goldman Sachs.

Y ello como consecuencia de la rentabilidad negativa que ofrece la deuda soberana nacional, que podría llevar a las entidades a remplazar estos bonos por hipotecas a tipo fijo a 20, 25 o 30 años en sus carteras.

Esta es una de las conclusiones que se extrae de un informe publicado recientemente por el banco de inversión, que a principios de este mes se reunió con autoridades españolas, responsables políticos, y la alta dirección de las entidades nacionales que cotizan en Bolsa.

Según explica la entidad, en esos encuentros, un tema "clave" fue la "preocupación" por el crecimiento económico español, y el debilitamiento más rápido de lo previsto, de la demanda interna, en particular, del consumo de los hogares.

"Aunque todavía es pronto, a este hecho podría haber contribuido tanto un aumento de la tasa de ahorro de las familias como un endurecimiento de las normas crediticia por parte de los bancos", añade el informe.

Pese a este contexto de consumo más débil de los hogares que genera una mayor debilidad económica, la banca española no prevé elevar el coste del riesgo, que se mantendrá en los niveles actuales, o incluso más bajos, en un futuro cercano.

Publicidad
Publicidad

En su informe, el banco de inversión también hace referencia a un posible nuevo proceso de concentración en el sector financiero, que ha vuelto a tomar protagonismo ante la baja rentabilidad de la banca, que busca ganar eficiencia.

No obstante, Goldman Sachs considera que estos procesos podrían dilatarse en el tiempo.

Por último, el informe hace referencia a Bankia, y asegura que maximizar el valor de la entidad es un aspecto clave en su privatización.

El banco de inversión ya dio el visto bueno a una fusión de Bankia y Banco Sabadell el pasado junio, una operación que "parece haberse estancado" por el momento, debido a la proximidad de nuevas elecciones generales, concluye el documento.

En portada
Publicidad
Noticias de