Condenan expresidente Petrobras por perjuicios en compra de refinería en EEUU

El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil condenó hoy al expresidente de Petrobras José Sérgio Gabrielli y[…]

El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil condenó hoy al expresidente de Petrobras José Sérgio Gabrielli y a un exdirector de la estatal por las irregularidades registradas en la compra de la refinería de Pasadena, en Estados Unidos.

Gabrielli y el director del Área Internacional de Petrobras Nestor Cerveró deberán pagar conjuntamente 79,9 millones de dólares, así como una multa individual de 10 millones de dólares, para resarcir a la petrolera por el perjuicio ocasionado con la compra de la refinería.

La adquisición de la refinería, que costó cerca de 1.200 millones de dólares, ocurrió a finales de 2006, durante el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y la propia empresa admitió que resultó ser un "mal negocio".

La compra por parte de Petrobras también está siendo investigada por los fiscales federales, que argumentan que la refinería le costó a la petrolera mucho más de lo que valía y que se habrían pagado sobornos.

La transacción fue aprobada por el Consejo de Administración de Petrobras en una sola reunión y sin que los documentos presentados por los técnicos citasen dos cláusulas lesivas para la empresa.

La mitad del capital de la refinería fue adquirido a la firma belga Astra Oil por 360 millones de dólares, pese a que esa empresa había pagado un año antes 42,5 millones de dólares por la totalidad.

Petrobras fue luego forzada a desembolsar otros 820 millones de dólares por la otra mitad del capital, debido a una cláusula en el contrato que obligaba a la firma brasileña a adquirir el 50 % restante en caso de divergencias entre los socios.

Esa cláusula y otra que obligaba a Petrobras a garantizarle un beneficio mínimo a Astra Oil mientras compartieran la refinería, independiente de las ganancias o pérdidas, no fueron presentadas al Consejo de Administración.

Publicidad
Publicidad

Petrobras puso la refinería a la venta este año, en el marco de un ambicioso plan de venta de activos, puesto en marcha en 2015, con el que pretende una reestructuración para reducir su tamaño y adecuarse a una coyuntura negativa provocada por la caída de los precios internacionales del crudo en los últimos años.

.

En portada

Noticias de