Testigos vigilarán cada 2 horas estado del edificio desalojado en Torrelavega

El Ayuntamiento de Torrelavega y la propiedad del edificio desalojado ayer tras aparecer distintas grietas han acordado hoy implementar un plan de vigilancia de la estructura, que contempla la instalación de testigos en diversas zonas interiores y exteriores, que serán controlados cada dos horas.

Además, tras las inspecciones técnicas realizados a lo largo de la mañana se ha decidido que la propiedad lleve a cabo labores de apuntalamiento interior para evitar caídas de elementos, a la espera de ver cómo evolucionan las grietas antes de la próxima semana adoptar soluciones más definitivas.

En declaraciones a Efe, el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, ha asegurado que las actuaciones emprendidas "han priorizado la seguridad" tanto de los vecinos del inmueble como de viandantes, de ahí que a los primeros se les ha desalojado y que se haya vallado la acera para evitar accidentes por desprendimientos.

Cruz Viadero ha avanzado que "por prudencia" y a la espera de ver cómo evoluciona el estado del edificio se ha decido mantener el cierre al tráfico de la calle José María Pereda en sentido Cuatro Camino, desde Pablo Garnica hasta Gilberto Quijano.

Ha recalcado que se mantendrá el "seguimiento constante" del estado del inmueble mediante los testigos y la próxima semana -el lunes es festivo en las oficinas municipales- analizar los datos recabados para decidir qué medidas se deben adoptar.

En este sentido, ha asegurado que la adopción de estas medidas corresponde a la propiedad del inmueble, aunque en caso de que no las lleve a cabo, el Ayuntamiento las asumirá de modo subsidiario cargando luego los costes a los dueños del edificio, para garantizar la seguridad de la zona.

El Ayuntamiento de Torrelavega ordenó a primera hora de la tarde de ayer el desalojo de un inmueble situado entre las calles La Paz y Santander, en su confluencia con José María de Pereda, como medida preventiva ante la aparición de nuevas grietas en varias partes del edificio, acompañadas de crujidos en los distintos pisos.

El desalojo, que tiene carácter temporal mientras se determina qué ha ocurrido, afecta a los tres inquilinos que habitaban las plantas superiores del inmueble, así como a la oficina de una entidad bancaria ubicada a pie de calle que permanece cerrada por seguridad desde mediodía de ayer, jueves.

Fuentes municipales explicaron ayer que el inmueble estaba siendo observado desde hace varios meses por técnicos del Ayuntamiento de Torrelavega, una vez se detectaron los primeros problemas de estabilidad, además de ordenar el apuntalamiento de algunas partes.

Hace un mes los propietarios llevaron a cabo obras de refuerzo de la estructura mediante el inyectado de hormigón en los cimientos, con el fin de mitigar los problemas de estabilidad y las grietas que habían aparecido hasta entonces.

Las nuevas grietas y crujidos fueron detectados poco antes le mediodía por los empleados de la entidad bancarias, que dieron aviso al Ayuntamiento, el cual procedió al vallado de la zona para evitar riesgos a los peatones por caías de elementos de la estructura.

El alcalde ha detallado hoy que aún se desconocen las causas de las grietas, que se siguen investigando, toda vez que el inmueble fue rehabilitado parcialmente hace un tiempo, además de haberse llevado a cabo labores de hormigonado de los cimientos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.