Telefónica crea nueva sociedad en proceso de segregación de infraestructuras

Telefónica ha creado una nueva sociedad en el marco del proceso que ha emprendido para segregar sus activos de infraestructuras, como torres de telecomunicaciones, cables submarinos o centros de datos, y concentrarlos en una filial que podría salir a bolsa.

Según publica hoy el Boletín del Registro Mercantil (BORME), en una junta universal celebrada este lunes se aprobó la escisión parcial sin extinción de Telefónica Móviles España a favor de la sociedad de nueva creación Wireless Towers.

La escisión parcial implica la transmisión en bloque, por sucesión universal, de una parte del patrimonio de Telefónica Móviles España, que constituye una unidad económica y cuya actividad consiste en la cesión onerosa del uso de infraestructuras a operadores de telecomunicaciones para la instalación de equipos destinados a la prestación de servicios de telecomunicaciones, a favor de la sociedad de nueva creación.

Como consecuencia de la escisión parcial, la sociedad escindida reducirá su capital social y sus reservas de libre disposición en la cuantía de 213.938.534,28 euros, de los que la práctica totalidad corresponde al capital social.

La nueva filial que aglutinará el negocio de infraestructuras podría venderse parcialmente o comenzar a cotizar en bolsa y podría tener una valoración de entre 5.000-6.000 y 10.000 millones de euros, en función de los activos que incluya.

Aún no se sabe qué activos aglutinará, aunque sí contará al menos con 11.500 torres de la compañía en España y cables submarinos, según fuentes conocedoras de la operación.

La nueva filial podría también incluir activos de infraestructuras en otros países, con lo que la valoración podría ascender hasta los 10.000 millones de euros.

Wireless Towers es la segunda empresa cuya creación por parte de Telefónica se conoce después de que el BORME informara este lunes de la constitución de Submarine Telecommunications, dedicada a la presentación y la explotación de servicios de telecomunicaciones, nacionales e internacionales, y redes de telecomunicaciones, públicas o privadas.

La operación se enmarca en los esfuerzos del gigante de las telecomunicaciones español por reducir su deuda, que a 30 de septiembre ascendía a 49.700 millones de euros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.