Spanair reclama 800.000 euros a 26 agencias por billetes vendidos y no usados

La administración concursal de Spanair, que cesó sus actividades hace cuatro años, ha reclamado a 26 agencias de viajes cerca de 800.000 euros por los billetes que se vendieron en su día y no llegaron a usarse por la quiebra de la compañía aérea.

El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (Ceav), Rafael Gallego, ha apoyado en rueda de prensa a las empresas demandadas, que devolvieron a sus clientes el importe de unos billetes que no iban a poder usar por el cese de las operaciones de Spanair en enero de 2012 y que ahora se les reclama al amparo de la ley concursal y el contrato de agencias de viajes de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

Gallego ha explicado que la reclamación afecta a muchas más agencias, incluso fuera de España, por un importe conjunto de 2 millones de euros.

Una de las agencias afectadas, Destinia, a la que se le reclaman unos 11.000 euros, ha adelantado que no los va a pagar, según su directora de Operaciones, Mónica Prieto, que ha aclarado que su negación no se debe tanto al importe, poco elevado, sino a lo "absurdo e injusto" de la situación.

En su opinión, la reclamación de Spanair es "un absoluto disparate", ya que su pretensión indirecta es que las agencias "les demos ese dinero a los administradores de la aerolínea y se lo reclamemos a los clientes" para que abonen ahora un servicio que nunca se les prestó.

Prieto ha matizado que este procedimiento "sólo busca sacar dinero de la parte más débil de la cadena de distribución".

Gallego ha coincidido con Prieto en que una vez más vuelve a evidenciarse que la ley concursal en el ámbito turístico es "atroz", porque va en contra de los consumidores y de las agencias intermediarias, que en las quiebras de Spanair, Air Comet o Air Madrid, fueron las únicas en asumir la responsabilidad de resarcir a los clientes.

Gallego ha detallado que a las agencias se le exigen fianzas por 60.000 euros por parte de la Administración Pública y avales por parte de la IATA, para garantizar ellos el pago y no para proteger al cliente, mientras que a las compañías aéreas no se les pide nada.

Asimismo, Prieto ha explicado que la legislación obliga a devolver el dinero al cliente cuando el servicio no llega a prestarse o se trata de un viaje combinado, y el 99 % de los casos de Spanair eran reservas conjuntas de vuelo y hotel.

Gallego ha abogado por un cambio en la legislación, que a su juicio es "a todas luces es abusiva" y ha dicho que revertir esta situación es "responsabilidad" no sólo de IATA, sino del Ministerio de Fomento (Aviación Civil), que hasta ahora "no ha hecho absolutamente nada" al respecto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.