Reducirán al mínimo el consumo energético en pisos de alquiler del G.Vasco

El Gobierno Vasco ha puesto en marcha un plan para reducir al mínimo el consumo energético en las más de 7.000 viviendas del parque público de alquiler, para lo que invertirá en una primera fase 1,3 millones de euros hasta 2020 con el fin de definir las necesidades de cada edificio.

El consejero vasco de Vivienda, Iñaki Arriola, ha presidido hoy en la sede del Gobierno Vasco en Lakua la reunión de un grupo de trabajo compuesto por el Ejecutivo autonómico, Alokabide, el Clúster del Hogar, Eraikune, la Universidad del País Vasco, el Laboratorio de Control de Calidad de la Edificación del propio Departamento de Vivienda y empresas tecnológicas como Wintel, Efiner Servicios Energéticos, Idom y Tecnalia.

El objetivo es actuar sobre los 137 edificios que albergan más de 7.000 viviendas en todo el País Vasco de muy diversa tipología y antigüedad, gestionados por la sociedad pública de alquiler Alokabide, para transformarlos en inmuebles de estándar nZEB (nearly Zero Energy Building/Edificios de Consumo de Energía casi nulo).

Para ello se definirán las necesidades de cada edificio y las actuaciones a acometer en cada caso, como mejorar la envolvente térmica y los cerramientos, colocar calderas más eficientes e incorporar sistemas de generación de energías renovables con el fin de que el parque público de viviendas de alquiler logre una calificación energética A y con el uso de al menos un 70 % de energías renovables.

Con ello también se conseguirá mejorar el confort térmico de los usuarios y las condiciones de habitabilidad de las viviendas, especialmente de accesibilidad, así como mitigar la pobreza energética y reducir las emisiones contaminantes.

Este plan se enmarca en la iniciativa sobre Sostenibilidad Energética que aprobó el Gobierno Vasco en 2015 y cuyo objetivo es lograr una reducción del consumo de energía del 12 % para el año 2020 y del 25 % en 2025, y conseguir que un 32 % de sus edificios en 2020 y un 40 % en 2025, dispongan de instalaciones de aprovechamiento de energías renovables.

Actualmente, según Alokabide, solo el 3 % del parque público de viviendas dependiente del Gobierno Vasco alcanza la calificación A, el 7 % tiene una calificación B y el 14 %, una calificación C. El mayor número de viviendas, un 54%, presenta una calificación energética D, mientras que el 21 % tiene una calificación E y un 1 %, una calificación F.

Arriola ha destacado la importancia de la colaboración público-privada en este proyecto y ha subrayado que uno de los "pilares" en los que se apoya el plan es la innovación tecnológica, que permitirá pasar de una recopilación y control manual de los datos de las viviendas a la monitorización y caracterización total del parque gestionado en cuanto a tipos de edificios, energías consumidas y perfiles de usuarios.

Hasta ahora ya se han caracterizado tres edificios situados en las localidades de Amurrio (Álava), Ortuella (Bizkaia) y San Sebastián, y en breve se analizarán otros tres bloques de Vitoria, Bilbao y San Sebastián que albergan más de 400 viviendas.

También se va a implantar una plataforma de vigilancia, control y gestión energética de los edificios y se van a simular, mediante herramientas de programación informática, distintas opciones de rehabilitación energética.

El segundo pilar tiene que ver con la innovación social respecto a los inquilinos para identificar situaciones de pobreza energética y problemas de accesibilidad. Además, se llevarán a cabo tareas de sensibilización entre los inquilinos sobre la utilización eficaz de la energía en sus hogares y su impacto en la reducción de consumos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.