Previsiones de más de 26.000 espacios de coworking en todo el mundo en 2020

El crecimiento de este tipo de espacios deja entrever que habrá más del doble para dentro de 3 años

El siglo XXI es el siglo de la transformación. Así, los pequeños movimientos pueden llegar a convertirse en grandes revoluciones en diferentes campos. Algo similar tiene pinta de ocurrir con los entornos de trabajo colaborativos.

Los centros de coworking en Barcelona, en Madrid, en Londres, en Nueva York o en multitud de puntos en todo el planeta están disfrutando de un despegue sin precedentes. Todo empezó con un pequeño movimiento, un grupo de personas que deseaban trabajar de forma independiente pero formando parte de una comunidad.

Diez años después de aquella semilla, el crecimiento de esta alternativa se ha disparado, convirtiéndose en una industrial global y en una opción que forma ya parte del día a día de muchísimos profesionales.

Según un estudio publicado por Emergent Research, en 2016 existían por todo el mundo alrededor de 11.000 espacios de coworking. Lo más sorprendente es que según sus estimaciones, para el 2020 el número de puntos de trabajo colaborativo será de 26.000, más del doble que en la actualidad.

Además, los profesionales que trabajan en centros de coworking en Barcelona, Nueva York, Berlín y demás ciudades se cuadriplicará, pasando desde el casi millón de hoy (976.000) hasta los 3,8 millones de miembros. Las cifras y las previsiones son realmente increíbles.

No se puede pasar por alto que este sector está disfrutando de un crecimiento anual muy por encima de la media del resto de segmentos. Así, el número de espacios aumentó un 23,8% en el último año, mientras que los usuarios de los mismos subieron un espectacular 41%.

¿Qué factores pueden explicar estas cifras registradas en los espacios de trabajo colaborativos en Barcelona, Madrid, Londres, Chicago o cualquier otra ciudad? El principal es el aumento de profesionales independientes, autónomos y freelancers en todo el mundo. La crisis económica y la inestabilidad del empleo han provocado que muchas personas se decidan a emprender su propia actividad, encontrando en el coworking un lugar donde rodearse de otros trabajadores y disfrutar de un ambiente laboral sano.

Así, la expansión de este fenómeno ha estado unida a la implantación de diferentes valores asociados al coworking, como por ejemplo la apertura de mentalidad, pero también otros como la colaboración, la sostenibilidad o la accesibilidad. Unas cualidades propias de esta nueva realidad que ha aparecido en el mundo laboral actual y que amenaza con inundarlo por completo en los próximos años.

Fuente Comunicae

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.