Nueva Ley Urbanística simplifica planificación y lucha contra la especulación

La futura Ley Urbanística de las Islas Baleares (LUIB), que sustituirá a la actual Ley del Suelo, simplifica la planificación, lucha contra la especulación, "cierra de una vez por todas la barrera a todo aquello que se ha gestado ilegalmente" y ofrece "más garantías" para la protección de los suelos especialmente protegidos.

Así lo ha asegurado hoy el conseller del Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, que ha presentado el anteproyecto de la futura LUIB, que ahora inicia su proceso de exposición pública y negociación con los partidos políticos del Parlament.

El texto pretende ser "perdurable" al ofrecer "la máxima seguridad jurídica y define las líneas básicas de regulación de los tres tipos de suelo, incluyendo el urbano, que no figura en la Ley del Suelo.

Además, "agiliza al máximo" los procesos de aprobación de los planes generales con un nuevo sistema de tramitación que permitirá que se pase de los actuales 8 años a los 3 años.

También prevé la "sostenibilidad del territorio" al priorizar "al máximo" la reutilización del suelo urbano y las actuaciones sobre la "ciudad edificada" y evita la ocupación de nuevo suelo.

En la redacción de la futura ley han participado más de 60 profesionales de distintos ámbitos durante 8 meses, que han analizado la normativa vigente y han presentado propuestas de mejora.

La futura ley, ha dicho Pons, "pretende ser un instrumento útil" para la planificación y gestión territorial que "dé respuestas" a las necesidades, problemáticas y restos de la "historia urbanística" de la comunidad balear.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.