NEVS renuncia a usar el nombre de Saab Automobile para sus nuevos coches

El consorcio chino-sueco National Electric Vehicle Sweden (NEVS), dueño de Saab Automobile, anunció hoy que renuncia al uso de esa marca para sus próximos vehículos.

"Desde hoy somos la compañía NEVS, ése será también el nombre de nuestros productos. Con una nueva imagen y un nuevo logotipo nos centraremos más que nunca en desarrollar coches eléctricos y servicios de movilidad que respondan a las necesidades de la compañía", señaló en un comunicado su presidente, Mattias Bergman.

NEVS compró la firma sueca en junio de 2012 a la holandesa Spyker Cars, y entonces firmó un acuerdo de licencia con el consorcio de defensa Saab AB, antiguo propietario del fabricante de coches, para el uso de la marca Saab en sus vehículos, aunque sin poder utilizar el clásico logotipo con la cabeza de un grifo coronado.

Cuando NEVS entró en concurso hace dos años, Saab AB le retiró el derecho a usar el nombre de la marca, aunque el consorcio chino-sueco no había renunciado a la posibilidad de que reconsiderara una decisión que, en la práctica, suponía el fin de Saab Automobile.

El primer modelo del fabricante chino-sueco, que se basa en el Saab 9-3 y empezará a fabricarse el próximo año en la fábrica de Trollhättan (oeste de Suecia), se llamará Nevs 9-3.

China es el principal mercado de NEVS, que cuenta con capital chino y también una fábrica en el noreste de ese país.

Saab Automobile se ha visto envuelto en graves problemas económicos desde 2009, cuando tuvo que suspender pagos y permaneció medio año bajo control judicial.

A pesar de recibir inyecciones de capital, la situación empeoró, pero cuando su entonces propietario, la multinacional estadounidense General Motors, estaba decidida a desmantelarlo, apareció la firma holandesa Spyker Cars.

Spyker Cars tampoco pudo reflotarlo y presentó meses después una declaración de quiebra, que dio inicio a un nuevo proceso judicial que concluyó con la venta de Saab Automobile a NEVS.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.