Nervios y sueños frustrados en aeropuertos argentinos por medida sindical

Miles de personas llenaron hoy los principales aeropuertos argentinos con sus nervios y sueños frustrados después de que trabajadores de la estatal Aerolíneas Argentinas decidieran realizar una medida de fuerza y cancelaran al menos 258 vuelos nacionales e internacionales.

El aeropuerto donde se vivió con más intensidad fue en Aeroparque Jorge Newbery, ubicado en Buenos Aires, donde los afectados aguardan solos, en pareja o en grupo desde hace horas a la espera de información para poder continuar con sus viajes, en su mayoría vuelos nacionales.

Por ir con el teléfono móvil en la mano, leyendo, apoyados en el suelo con los ojos cerrados, aplaudiendo, hablando o a los gritos con otro pasajero, no para el movimiento en el aeropuerto mientras las asambleas sindicales continúan y nadie les da información.

Por la medida, encabezada por Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), por el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA); habría hasta 31.000 pasajeros afectados en el país.

"Salía a las 11:30 (de la mañana) pero está cancelado. No nos dan información si va a salir hoy, si va a salir mañana... Pero yo no puedo irme que no sea hoy. Pierdo todo si no me voy hoy", explica a Efe Norma Brugaleta, una porteña que planeaba ir a las Cataratas de Iguazú (noreste) por sus bodas de oro.

Su reclamo se une al de su marido, quien lamenta que ellos no tienen "la culpa" de que los sindicatos aéreos hayan convocado una asamblea, que todavía dura, para reclamar por mejoras salariales.

Una situación similar vive una agrupación de brasileños originarios de Río Grande del Sur (sur de Brasil), que se encuentra encallada en Buenos Aires a la espera de poder ir hacia la patagónica localidad de San Martín de los Andes, donde hay un encuentro de coros que comienza este viernes y que dura tres días.

"Estamos frustradísimos porque íbamos a conocer Bariloche y pasó todo esto aquí y no hay ningún pronóstico de que Aerolíneas Argentinas y estamos aquí sin saber lo que hacer, la verdad. Nos comunicamos por internet como ellos piden y nadie responde, no tenemos ninguna respuesta", explicó Meli Brun en nombre de su grupo.

Jessie Inman, canadiense que también quería ir a Iguazú, denuncia que "es bastante caótico" y asegura que tanto ella como su marido están "decepcionados" por no poder continuar con su viaje, que iniciaron en Toronto y que llevaban un año organizando.

Otra afectada es la argentina María Rosa Despoulis, quien reclama por su parte los constantes paros de servicios y transportes por reclamos sindicales de diversa índole y que forman parte del día a día de la capital.

"En un país como el nuestro no pueden pasar estas cosas porque uno está negado de todo. No podemos viajar, no podemos hacer nada porque no sabemos si cuando llegamos va a andar el avión, va a andar el tren si tenemos que ir en tren, si van a salir los colectivos... Es muy triste lo que está pasando", lamentó.

Su vuelo, que ya debería haber partido, iba a El Calafate, donde se encuentra el mundialmente conocido glaciar Perito Moreno y que iba a ver por primera vez.

Hasta el momento 258 son los vuelos cancelados -Aerolíneas gestiona 340 en total por día- y las asambleas continúan sin asegurar la vuelta a la normalidad de los aeropuertos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.