Mercedes-Benz somete a las altas temperaturas españolas al EQC

Mercedes-Benz está sometiendo a las altas temperaturas españolas al que será su nuevo todocamino (SUV), el eléctrico EQC.

El fabricante de la estrella quiere que el EOC, antes de su producción en serie, supere "exigentes" pruebas dentro de su "programa de pruebas de verano".

Lo que busca es constatar cómo afecta el "calor ardiente, con temperaturas de hasta 50º", al funcionamiento del aire acondicionado y la recarga; así como la refrigeración de la batería, el sistema de propulsión y las unidades de control.

Al respecto, Mercedes-Benz recuerda que, mientras que, con el frío, un coche eléctrico "simplemente" pierde potencia; la exposición a un calor excesivo conlleva riesgos para la batería.

Según la marca, el polvo fino también es un "desafío particular" en las pruebas en España, ya que los técnicos quieren saber dónde y sobre qué componentes se puede depositar, y si el trabajo de sellado funciona en la práctica.

"Después de completar con éxito las pruebas de resistencia en invierno, a menos 35 grados centígrados, confiamos en que las pruebas de calor confirmarán que cumplimos el plan de inicio de la producción en serie. El desafío número uno es el calor seco", según ha explicado el ingeniero jefe del EQC, Michael Kelz.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.