Los nuevos unicornios indios no son meros clones

La generación más rápida de startups del país en alcanzar los 1.000 millones de dólares de valoración se ha tomado muy en serio adaptar sus servicios a las necesidades locales.

unicornios Internet

Queda muy claro el público objetivo de Policybazaar al ver a Yama, el dios hindú de la muerte, arrastrando a un hombre postrado ante el infierno por no haber contratado un seguro. En una serie de anuncios melodramáticos para televisión, esta temible deidad, a quien da vida la estrella televisiva Akshay Kumar, tampoco tiene reparos a la hora de ofrecer presupuestos. Después de atormentar a una víctima de un accidente en el hospital, lamenta haber tenido que priorizar la boda de su hermana y los estudios de su hija, y se mofa en hindi: «¡Una póliza de seguro por valor de 10 millones de rupias por una prima de tan solo 680 rupias al mes!» (Es decir, una prima de unos 9 dólares al mes por una cobertura de unos 130.000 dólares).

Al igual que el anuncio, la aplicación para móviles también está adaptada a su público objetivo. Policybazaar, la startup responsable de los anuncios facilita las compras comparadas para los seguros, toda una novedad en un país en el que solamente el 3,7 por ciento de sus 1.300 millones de habitantes tienen cobertura. Esta compañía, que tiene 10 años de vida, obtiene una comisión del 20 por ciento de las ventas en su sitio web y ha ayudado a crear una demanda de seguros hasta ahora desconocida. Y es que el sector ha ingresado 72.000 millones de dólares en primas anuales este año, según la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria, en comparación con los 49.000 millones de dólares en 2012. «Hemos apostado por la transparencia», afirma Yashish Dahiya, director ejecutivo de Policybazaar. «No existen equivalentes ni en EE.UU ni en China». Su compañía se convirtió el pasado verano en un unicornio, una startup valorada en 1.000 millones de dólares o más, cuando el fondo Vision Fund de SoftBank Group Corp., por valor de 100.000 millones de dólares, captó una financiación de 200 millones. 

La primera generación de unicornios de internet adaptó sus modelos de negocios del extranjero. La compañía de transportes Ola se parece a Uber, por ejemplo; el minorista online Snapdeal y Flipakart, recientemente absorbida por Walmart, se parecen a Amazon.com; al líder en carteras digitales Paytm le gusta el modelo de la compañía china Alipay. La nueva hornada está mejor enfocada a los cientos de millones de potenciales usuarios que no viven en las principales ciudades indias y que no hablan mucho inglés. Cuatro de cada cinco compañías que según la compañía de investigación de mercado CB Insights han alcanzado una valoración de 1.000 millones de dólares el año pasado se centran en algunas de las principales necesidades de India en el sector de la educación, la logística y el alojamiento, según Sanchit Vir Gogia, director de la compañía Greyhound Research.

«Una población joven, un aumento del poder adquisitivo y una infraestructura digital en rápido crecimiento, son factores que están ayudando a los crecer rápidamente a los modelos más relevantes del país», afirma Byju Raveendran, CEO de la compañía de formación online Byju's.

Ayuda a los principales sectores del país

En India existen escuelas públicas que no tienen dinero para contratar a profesores o para asegurarse de que acuden a su trabajo los profesores contratados, y el sistema educativo está tendiendo en extremo a un aprendizaje memorístico. Según este criterio, los vídeos de Byju's, que explican las fracciones o las leyes del movimiento a un nivel conceptual son un paso adelante muy importante, que ha permitido captar 1,7 millones de suscriptores que pagan 135 dólares al año por el acceso a su app a los niños de tres años. Los ingresos anuales se han multiplicado casi por tres este año, hasta los 190 millones de dólares, y la app ha captado cerca de 130.000 estudiantes al mes. Por otro lado, «pensemos en el esfuerzo y el capital que supone construir miles de escuelas y formar a los profesores», afirma Raveendran cuya compañía superó el umbral de los 1.000 millones de dólares en marzo.

La cadena logística y de suministro de India es muy rudimentaria y la clase media que prolifera entre fabricantes y minoristas se beneficia mucho de este sistema inconexo. Udaan, una app de catálogos que lleva dos años en el mercado, alcanzó los 1.000 millones de dólares en septiembre. Esta app conecta a más de 15.000 compradores y vendedores de productos electrónicos, ropa y alimentos, gracias a un chat que permite conversar en tiempo real en múltiples idiomas de La India. Sus fundadores, antiguos directivos de Flipkart Internet Pvt., Sujeet Kumar, Amod Malviya y Vaibhav Gupta afirman que están pensando en ampliar rápidamente las categorías de productos. 

La startup del sector turístico Oyo Hotels, valorada en 5.000 millones de dólares, durante una captación de financiación por parte del fondo Vision Fund, de SoftBank, entre otros, por valor de 1.000 millones de dólares a finales septiembre, está presionando a los propietarios de los hoteles para que mejoren las instalaciones más deterioradas en las ciudades de todo el país para concederles el sello de su compañía e invitarles a entrar en su web. Por su parte, Oyo está creando poco a poco una red de alojamientos fiables para viajeros en los que poder encontrar los servicios básicos como sábanas limpias y agua corriente. Esta compañía de cinco años de antigüedad cuenta con cerca de 125.000 habitaciones, cerca del 5 por ciento del inventario hotelero total de La India, y está aumentando la cifra en cerca de 12.000 al mes. Ritesh Agarwal, su fundador de 24 años, afirma que una de las principales ventajas ha sido que su país está lleno de «emprendedores optimistas que quieren hacer de India un país más eficiente». 

Los nuevos unicornios indios están empezando a funcionar mejor que sus predecesores, afirma Neha Singh, cofundador de la compañía de seguimiento de startups Tracxn Technologies Pvt. «Su rápido crecimiento está dificultando la entrada a compañías chinas o estadounidenses», afirma. La proliferación de smartphones y planes de datos baratos por todo el país también ha contribuido a que las compañías alcancen un tamaño que los SoftBanks de todo el mundo no tardarán en advertir. Hay más de 450 millones de usuarios de smartphone en India hoy en día, frente a los 86 millones de hace cinco años.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.