La UAGN apoya el estudio del Gobierno pero matiza la financiación del Canal

El presidente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra, Félix Bariáin, ha afirmado hoy que su sindicato hace una "valoración positiva" del estudio para el suministro de agua a la Ribera realizado por el Gobierno foral aunque con "reservas" sobre la financiación del Canal.

Bariáin ha subrayado en conferencia de prensa que construir la segunda fase del Canal es "una oportunidad histórica para la Ribera" porque le garantizará "agua de calidad para boca y riego", y beneficiará también a la industria, lo que supondrá "un punto de inflexión económico y social".

Sin embargo la UAGN plantea algunas "consideraciones" sobre la financiación ya que la vida útil de la infraestructura puede ser de unos 200 años y sin embargo la ley y los estatutos de Canasa recogen que los regantes deben pagar en 30 la parte que les corresponde.

Y eso es "injusto" en opinión del sindicato ya que de esta forma solo una generación asume el coste y eso puede provocar que haya gente que "se quede en el camino", por lo que Bariáin ha apostado por que se plantee una refinanciación de la infraestructura y se dé 50 años de plazo a los regantes.

El presidente del sindicato agrario ha pedido además al Ejecutivo foral un cronograma y un presupuesto preciso, y ha defendido la necesidad de que exista un "compromiso" de que las cuotas de los regantes se mantendrán "lineales".

Tras añadir que "no puede ser" que solo se impute al departamento de Desarrollo Rural el coste de esta obra, ya que ello condiciona el presupuesto de la consejería para otras acciones, el máxima responsable de la UAGN ha reclamado también que se adopten medidas para la parte de Navarra que no se verá beneficiada por el agua del Canal.

Unas iniciativas, ha dicho, que deben favorecer la cohesión territorial y la igualdad de oportunidades, y entre las que ha citado un plan de modernización del resto de regadíos, la diversificación de producciones y la incorporación de jóvenes.

Preguntado por la construcción del Canal bajo tierra en esta segunda fase ha indicado que lo importante es que el agua le llegue al agricultor y ha apelado al sentido de la responsabilidad al apuntar que el sistema elegido ahorra gasto y reduce el impacto ambiental.

La UAGN comparte además con el estudio del Gobierno que las hectáreas que se podrán regar en esta segunda fase del Canal no superarán las 15.000 y es que el pantano de Itoiz, que lo abastece, "no da para más".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.