La TAP lusa subraya que la acusación de la CE "no es una decisión final"

La aerolínea portuguesa TAP declaró hoy que la posición tomada por la Comisión Europea (CE), que la acusa de romper las normas antimonopolio comunitarias, "no es una decisión final" sino un "mero paso procesal" que no perjudica la decisión última que tome el organismo.

"La comunicación de objeciones ahora enviada constituye un mero paso procesal a través del cual la Comisión Europea comunica a TAP las preocupaciones que identificó", sostiene la compañía lusa en un comunicado.

Agrega que ese escrito "no es una decisión final ni perjudica la decisión final que la Comisión venga eventualmente a adoptar", y recuerda que ahora la aerolínea dispone de dos meses para presentar su posición a la CE, "que podrá optar por archivar el proceso o darle continuación".

"TAP preparará serenamente su respuesta y continuará colaborando plenamente con la Comisión Europea, como ha hecho hasta ahora", concluye el comunicado.

La compañía portuguesa se pronuncia así después de que hoy el organismo europeo haya acusado formalmente a la TAP y a la belga Brussels Airlines de romper las normas antimonopolio comunitarias con un acuerdo de cooperación para la venta de billetes.

La CE envió a las partes un pliego de objeciones que concierne en concreto a los tres primeros años del acuerdo firmado entre TAP y Brussels Airlines en 2009 para compartir códigos de vuelo, un pacto que permitía a cada una de ellas vender plazas en vuelos de la otra en la ruta Bruselas-Lisboa.

"Nos preocupa que Brussels Airlines y TAP Portugal podrían haber usado su acuerdo sobre códigos para limitar la competición y perjudicar los intereses de los pasajeros", explicó en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Marghette Vestager.

En concreto, la CE apunta que con este acuerdo las compañías, hasta entonces las únicas competidoras en la ruta Bruselas-Lisboa, redujeron la capacidad de sus vuelos, alinearon completamente las tarifas y el precio de sus billetes, y además garantizaron a la otra el derecho de vender plazas ilimitadas en sus vuelos.

Bruselas cree que estas prácticas condujeron a precios más altos y a menos alternativas para los pasajeros.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.