La profesionalidad del viticultor, protagonista en difícil cosecha en Rioja

La profesionalidad del viticultor ha sido la protagonista de una campaña "complicada y muy difícil" en la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja para salvar una cosecha, ante las tormentas de granizo y las enfermedades en la cepa que, en determinadas zonas, ha deparado la humedad.

Así lo ha explicado en una entrevista con Efe el director general de "Viñedos de Aldeanueva", Abel Torres, ante el inminente inicio de la vendimia en Rioja, que marca esta firma, que es la mayor cooperativa en Rioja con 3.000 hectáreas y 850 socios.

"Este año no ha sido fácil entrar en las fincas con la locura de las tormentas", ha recalcado Torres, quien ha relatado cómo la hoja es sensible a enfermedades y, ante esta situación, "el trabajo ímprobo del viticultor y su profesionalidad han sido vitales".

En este contexto y con la cautela, ha precisado, de que el mes de septiembre y hasta que entre la uva en la bodega es "crucial" para la calidad de la uva, el fruto -actualmente en pleno envero- está sano, en general, salvo casos puntuales que requieren un minucioso control del mildiu.

La subzona de Rioja Baja, donde se ubica Viñedos de Aldeanueva, y donde en los próximos días comenzará a recogerse la uva blanca, la sanidad del fruto es "estupendo", dado que la intensidad de las tormentas de granizo ha sido menor y la afección del mildiu, por lo tanto, también ha sido más fácil de controlar, ha indicado Torres.

"Hay años -ha recalcado- en que los enólogos son los protagonistas, pero este -ha incidido- han sido los viticultores, que han hecho una gran labor", a diferencia del pasado año, en que la acción del hombre no pudo salvar una añada castigada por la helada y que "rompió todos los esquemas de planificación de muchas bodegas".

La previsión actual es que la cosecha de Rioja de 2018 "sea normal" -en el entorno de los 400 millones de kilos de uva (unos 300 millones de litros frente a los 250 de 2017), siempre que, ha insistido, la meteorología de las próximas semanas hasta mediados de octubre, sea favorable para el viñedo, ha explicado.

Respecto a los precios de la uva de Rioja de esta próxima cosecha, Torres, cuya bodega embotella el 80% de su producción, ha indicado que, "en la actualidad, pueden situarse un pelín más bajos que los del pasado año, que oscilaron en un promedio de entre 1,10 y 1,20 euros el kilo en función de calidades", pero si se complica la vendimia, "pueden ser parecidos", ha enfatizado.

Torres también se ha referido a la aprobación, este año, por parte del Consejo Regulador del Rioja, del "stock cualitativo", una reserva que permitirá afrontar eventuales situaciones de falta de vino por la baja producción de uva, como ocurrió el pasado año por los efectos de la helada y, por lo tanto, una merma en la rentabilidad de viticultores y bodegas.

Se trata, ha recalcado, de "una especie de seguro", del que la Federación de Cooperativas ha sido una de sus impulsores, que puede ser "muy positivo para momentos en los que puede haber de desgracias meteorológicas como la del año pasado o la piedra de este año".

Este año, se ampararán en Rioja -que comparten viñedos de La Rioja, País Vasco y Navarra- un máximo de 7.670 kilos por hectárea para uva tinta y 10.620 para blancas.

En el caso de transformación uva-vino, el tope establecido es un 72 %, a lo que se añade el 8 % de stock cualitativo. EFE.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.