La producción y venta de coches en Japón se resintió por seísmos y el falseo

La producción y ventas de los principales fabricantes de vehículos de Japón se resintieron en abril por los potentes terremotos que afectaron el sudoeste nipón y el escándalo de la manipulación de los datos sobre consumo de Mitsubishi Motors.

Toyota Motor redujo su producción doméstica un 18,8 por ciento interanual el mes pasado hasta las 200.675 unidades, después de que el primer fabricante mundial de vehículos parara temporalmente la mayoría de sus líneas de montaje, según datos de la industria recogidos hoy por la agencia japonesa Kyodo.

La compañía líder del motor se vio obligada a parar la producción debido a los cortes en el suministro de componentes fabricados por empresas afiliadas cerca de las prefecturas de Kumamoto y Oita, las más castigadas por los terremotos que sacudieron la isla sureña de Kyushu a mediados de abril.

El parón no pareció, sin embargo, afectar a las ventas domésticas de vehículos de Toyota, que se incrementaron un 9,9 por ciento interanual en abril hasta las 114.744 unidades.

Peor parado resultó su competidor Nissan Motor, cuyas ventas en Japón cayeron un 22,3 por ciento interanual el mes pasado hasta las 25.617 unidades, debido al desplome del 51,2 por ciento en las ventas de modelos de minivehículos (coches con motores de menos de 660 centímetros cúbicos), que ascendieron a 5.574 unidades.

La producción de la compañía disminuyó un 5,1 por ciento en abril hasta los 60.086 vehículos, según mostraron los datos.

Nissan es una de las compañías más afectadas por la manipulación de los datos sobre eficiencia energética de varios de los modelos de Mitsubishi Motors -algunos como el Dayz, salpicado por el escándalo, comercializados por Nissan-, que se destapó en abril.

El valor de mercado de Mitsubishi se desplomó tras destaparse el escándalo, lo que llevó a Nissan a firmar un acuerdo para poner en sus manos el 34 por ciento de las participaciones de la primera para fortalecer sus finanzas.

Las ventas de Mitsubishi Motors cayeron un 14,9 por ciento interanual hasta los 3.587 vehículos comercializados, mientras que su producción retrocedió un 16,7 por ciento hasta las 38.713 unidades, la primera disminución interanual en siete meses.

La empresa de los tres rombos detuvo la producción de la planta que tiene en la prefectura de Okayama (oeste) a raíz del escándalo.

Por su parte, Honda Motor vio caer su producción un 0,7 por ciento en abril hasta las 51.581 unidades, mientras que sus ventas niponas avanzaron un 8,8 por ciento hasta los 45.317 vehículos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.