La "Fiesta del Árbol" celebra su edición 214, primera bajo el reclamo de BIC

La población cacereña de Villanueva de la Sierra ha celebrado hoy la denominada "Fiesta del Árbol", que alcanza su edición número 214 y estrena la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), con carácter de Bien Inmaterial.

La celebración ha contado con la participación de la consejera de Cultura e Igualdad, Leire Iglesias, que ha señalado que "la Fiesta del Árbol es una iniciativa pionera", a la vez que ha felicitado a los vecinos de Villanueva de la Sierra.

"Habéis conseguido mantener esta tradición tantos años y ahora tenéis un reconocimiento de la Junta de Extremadura con la declaración de esta fiesta como Bien de Interés Cultural Inmaterial", ha afirmado.

La fiesta medioambiental más antigua del mundo consiguió el pasado verano la máxima categoría de protección que otorga la Ley 2/99 de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura.

Los inicios de esta fiesta se remontan al 26 de febrero de 1805, Martes de Carnaval, cuando se realizó en esta localidad cacereña una plantación de álamos en las zonas del Ejido y Fuente de la Mora, a la que fueron convocados párrocos y alcaldes.

En la plantación, realizada por alumnos de la escuela en una celebración de carácter festivo que se prolongó tres días, participaron todos los vecinos y así venía recogido en el Semanario de Agricultura y Artes en octubre de ese mismo año.

Según informes recogidos en la época, uno de los árboles plantados fue denominado como "Árbol de la Libertad", lo que lleva a diversos historiadores a sostener la conexión entre este acto y la fiesta francesa e ilustrada del Árbol de la Libertad.

Desde entonces, y de manera casi ininterrumpida, excepto durante la Guerra de la Independencia y la Guerra Civil, esta localidad de la Sierra de Gata rinde homenaje al árbol con la plantación de encinas, robles, alcornoques, castaños y abedules, entre otros, sin olvidar el olivo, símbolo de paz y que forma parte de la identidad de la localidad y la comarca.

Además, estas plantaciones se han realizado en diversos emplazamientos de la localidad, lo que confiere una mayor amplitud a la celebración.

De este modo, la dehesa boyal de El Carrascal, la fuente de la Mora, el parque de los Lagares o el De los Ausentes, las Eras, la sierra de Dios Padre y el Bardal han sido algunos de los lugares elegidos.

El estado norteamericano de Nebraska disputó hace unos años con Villanueva de la Sierra la primacía de la Fiesta del Árbol, pero cotejadas las fechas en ambos lugares se comprobó que existía una gran diferencia entre ambas, ya que la extremeña data de 1805 y la otra es de 1872.

En la edición de 2018, como novedad, los vecinos de la localidad han realizado una recreación histórica de cómo debió ser la primera edición, a principios del siglo XIX, de una fiesta pionera en lo que respecta a la toma de conciencia conservacionista pero también en lo asociado con la educación ambiental.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.