La CE investiga en profundidad la compra de Arianespace por Airbus Safran

La Comisión Europea (CE) anunció hoy que ha abierto una investigación en profundidad a la adquisición del consorcio espacial europeo Arianespace por parte de Airbus Safran Launchers (ASL), al considerar que la operación puede infringir las normas comunitarias de fusiones.

La CE indicó en un comunicado que la transacción propuesta "puede resultar en una innovación menor y unos precios más altos en los mercados de satélites y servicios de lanzamiento".

"Una industria espacial competitiva tiene un papel crucial a la hora de reforzar la base industrial de la UE e impulsar nuestra competitividad global", destacó la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Por ello, recalcó que la CE "tiene que garantizar que todos los actores en la industria espacial siguen teniendo fuertes incentivos para innovar".

Arianespace es líder mundial en lanzamientos de satélites comerciales a la órbita de transferencia geoestacionaria, y sus principales competidores son las compañías estadounidenses ILS y SpaceX, según la CE, que recordó además que tiene un monopolio de facto en los mercados comunitarios para lanzamientos institucionales.

Para prestar sus servicios, Arianespace utiliza lanzaderas fabricadas por tres empresas diferentes, entre ellas ASL, controlada a partes iguales por Airbus y Safran.

Airbus es uno de los productores de satélites líderes en todo el mundo, recordó la Comisión, y añadió que tanto Airbus como ASL fabrican componentes básicos que utilizan los proveedores.

Según la CE, la transacción puede llevar a la entidad resultante a "discriminar a los fabricantes de satélites que compiten con Airbus en precio y otros términos" de acceso a los servicios de lanzamiento de Arianespace, como la asignación de franjas horarias o información técnica sobre el desarrollo de lanzaderas.

Eso llevaría a reducir los incentivos de los rivales de Airbus para "invertir e innovar en la fabricación de satélites".

Además, en su opinión, alinear los incentivos de Airbus, ASL y Arianespace también podría llevar a "que Arianespace y Airbus compartieran información crítica sobre satélites o competidores de servicios de lanzamiento".

Bruselas también mostró preocupación por que la operación "diera prioridad" a los servicios de lanzamiento conectados con las lanzaderas de Ariane desde que ASL las fabrica (en agosto la Agencia Espacial Europea encargó a ASL el desarrollo de la nueva lanzadera Ariane 6 a través de un contrato de 2.400 millones de euros).

Según la CE, esto "podría ir en detrimento" de la lanzadera rival Vega que fabrica ELV y actualmente sólo puede ser comercializada por Arianespace.

Por último, la Comisión señaló que la nueva entidad podría obtener adaptadores de carga útil y dispensadores exclusivamente de Airbus y ASL, sin tener en cuenta el precio y la calidad ofrecida por los competidores, lo que "sería perjudicial para éstos".

"En general, la Comisión teme en este momento que la transacción pueda llevar un aumento de los precios, menos posibilidad de elección para los clientes y una reducción de los esfuerzos de investigación y desarrollo en los mercados de satélites, lanzaderas y servicios de lanzamiento", indicó.

La CE señaló que tiene hasta el próximo 12 de julio para tomar una decisión sobre este caso, y recordó que la apertura de una investigación en profundidad "no prejuzga el resultado" de la misma.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.