Impuesto ruso a la circulación de camiones asfixia a los operadores pequeños

Platón, el polémico impuesto sobre la circulación implantado por Rusia a los camiones pesados y de larga distancia que ha provocado protestas de camioneros en todo el país, ha comenzado a sacar del mercado a los operadores más pequeños, según informa la empresa logística lituana ABIPA en un comunicado.

"A las compañías de transporte de mercancías les resulta muy complicado obtener beneficios", dijo la directora comercial de ABIPA, Natalia Kuzovkina.

El sistema de cobro electrónico de peajes (ETC) se impuso en noviembre de 2015 como una forma de recaudar fondos estatales para mantener y mejorar las carreteras y, en abril de 2017, el Kremlin subió la tarifa ETC de Platón un 25% a 1.90 rublos (0.03 euros) por kilómetro.

La ejecución de Platón ha conllevado denuncias de corrupción por parte de la oposición, ya que la gestión del sistema, incluida la recaudación de los pagos, es realizada por una empresa controlada por Igor Rottenberg, hijo del multimillonario Arkady Rottenberg, quien a su vez es miembro del círculo íntimo del presidente ruso Vladimir Putin.

Tanto la introducción del impuesto como su posterior aumento provocaron protestas, lo cual llevó a que a principios de este año la policía rompiese una huelga en las afueras de Moscú organizada por camioneros, para quienes el impuesto acabará por estrangular a las pequeñas y medianas empresas y dejará en pie sólo a los grandes monopolistas.

ABIPA, una empresa de logística que monitoriza y opera extensamente en Rusia y la Comunidad de Estados Independientes (CEI), señala en un comunicado que el impuesto sobre la circulación ha llevado a una disminución del 10 % en el número de operadores en el sector y aporta 27.000 millones de rublos (400 millones de euros) al Fondo Vial de Rusia.

"La situación se agrava por la presencia de sistemas sospechosos en el mercado, debido a los cuales los servicios de transporte de mercancías tienen un precio muy bajo", dijo Kuzovkina.

ABIPA afirma que los gastos de peaje no son grandes en comparación con otros costos, pero las cuotas adicionales son "dolorosas", considerando que "el 85 % del transporte de Rusia se adquiere mediante el arrendamiento. Las pequeñas empresas son las que más sufren".

Kuzovkina no espera que la situación en la industria del transporte de Rusia se estabilice a corto plazo, lo cual significa que los camioneros de largo recorrido probablemente seguirán sufriendo las consecuencias negativas de la recesión rusa.

En su opinión, aunque Platón se cancelase por completo, es improbable que se resuelvan todos los problemas de la industria del transporte de mercancías.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.