Fallecidos en carreteras cántabras en 2018 ascienden a 21, 2 más que en 2017

El número de fallecidos en las carreteras de Cantabria en 2018 ascendió a 21 personas, dos más que el año anterior, y además hubo 64 heridos leves frente a los 57 que en 2017 precisaron ingreso hospitalario.

Además, las denuncias por infracciones de tráfico aumentaron el pasado año un 5,5 por ciento y se tramitaron más de 76.800. Tráfico relaciona esa subida con la entrada en funcionamiento del nuevo radar de tramo en la N-629, entre Limpias y Ampuero.

La Jefatura Provincial de Tráfico ha trasladado esas cifras a la Comisión Autonómica del Consejo Superior de Tráfico, Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, que ha presidido el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga.

Esta Comisión tiene encomendado el estudio de los problemas específicos que el tráfico y la seguridad vial pueden presentar en Cantabria, y propone e impulsa acciones de mejora.

Se ha contado con la participación de representantes de distintas unidades de la Administración General del Estado con competencia directa o indirecta relacionada con el tráfico y la seguridad vial, y también ha estado el fiscal delegado de esta materia.

Igualmente, han participado representantes del Gobierno regional y de los principales municipios de Cantabria, así como del sector de las escuelas de conductores.

Se ha hecho un balance de las actuaciones llevadas a cabo y se ha dado una previsión de las principales líneas de actuación para 2019.

Por parte de la Jefatura Provincial de Tráfico se han expuesto las principales cifras de siniestralidad correspondientes a 2018, año en que se produjo un ligero repunte frente al anterior.

Según los datos aportados, en las vías de Cantabria fallecieron en 2018 un total de 21 personas, dos más que en el año precedente.

En vías urbanas fueron seis los fallecidos (misma cifra que en 2017), pero en las interurbanas fallecieron 15 personas, dos más que el ejercicio anterior.

Además, 64 personas resultaron heridas de gravedad en 2018, frente a los 57 que en 2017 precisaron de ingreso hospitalario.

Se ha realizado también un balance de las campañas de vigilancia llevadas a cabo en 2018 y se han detallado las que van a realizarse en 2019, año en que se van a intensificar las de control y vigilancia de motocicletas, y de alcohol y drogas.

La Jefatura de Tráfico ha informado igualmente a los asistentes sobre la evolución en el número de denuncias tramitadas por infracciones de tráfico.

En 2018 se tramitaron un total de 76.810 denuncias frente a las 72.806 de 2017, lo que supone un incremento de un 5,5 %.

La razón de este aumento está en la entrada en funcionamiento del nuevo radar de tramo en la N-629, entre Limpias y Ampuero, que presentaba unos elevados índices de siniestralidad en los últimos años.

Este radar comenzó a funcionar en la Semana Santa del pasado año 2018, fecha desde la cual se ha producido "una mejora sensible" en la seguridad vial en la zona, ya que no se ha producido ninguna nueva víctima mortal. Desde ese radar se han cursado en 2018 un total de 2.540 denuncias, informa Tráfico.

Por parte de los asistentes, se ha valorado positivamente el incremento en la realización de controles para la detección de presencia de drogas durante la conducción.

El sector de Tráfico de la Guardia Civil ha incrementado en un 31 % el número de pruebas de detección realizadas, pasando de las 2.167 en 2017 a las 2.830 de 2018.

Se ha subrayado la importancia de la implicación de las policías locales de los principales municipios de Cantabria, ya que Laredo y Santander ya están realizando controles de droga en sus respectivos cascos urbanos.

Torrelavega, Camargo, Castro Urdiales y algún otro municipio también tienen previsto su realización.

Se ha destacado también el incremento en la colaboración entre la DGT y los distintos municipios de Cantabria.

Los responsables de la Demarcación de Carreteras del Estado en Cantabria han explicado ante la Comisión las principales obras que se están ejecutando o van a ejecutarse en los próximos meses.

Se trata del acondicionamiento de la N-621 en el Desfiladero de la Hermida, que se espera que se pueda terminar en el segundo semestre de este año; el ramal de conexión Sierrapando-Barreda en la A-67; y el acceso directo al Puerto de Santander.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.