El sistema de navegación Galileo puede seguir funcionando aunque falle el GPS

El jefe de Estrategia y Evolución del Sistema de Navegación Galileo desarrollado por la Agencia Espacial Europea (ESA), Miguel Manteiga, ha asegurado hoy que su sistema podría seguir funcionando si se produjeran fallos en el sistema de posicionamiento global (GPS).

Así lo ha afirmado en una conferencia impartida hoy en la Universitat Politècnica de València (UPV), como parte de la cátedra de Telefónica, en la que ha destacado que las consecuencias de un posible fallo de funcionamiento en los satélites GPS serían "brutales", según ha informado la universidad.

"El 7 % del PIB europeo depende de los servicios de navegación, de que los sistemas de posicionamiento den sus señales", ha explicado Miguel Manteiga, quien ha subrayado que los satélites "están más presentes de lo que la gente imagina", en sectores como transportes, energía, recursos naturales o seguridad.

El sistema Galileo surgió, según ha explicado, porque los transportes son tan dependientes de la navegación por satélite que, en caso de interrupción repentina del sistema, muchos aparatos no estarían preparados para volver usar las técnicas tradicionales de navegación.

Cuando a raíz del atentado a las Torres Gemelas en 2001, EEUU quiso tener el control absoluto del GPS, Europa decidió crear un sistema propio, Galileo, que consiste en una constelación de 30 satélites diseñada en conjunto por la UE y la ESA, más precisa que el GPS estadounidense, el GLONASS ruso y el BeiDou chino, ha asegurado el experto.

Otra particularidad es que es capaz de seguir operando sin alteraciones en caso de que alguno de estos gobiernos desactive su servicio y lo limite a su uso militar exclusivo.

Por ello, "si hubiera un fallo muy grave", el objetivo del sistema Galileo, "aparte de dar servicios específicos", es "contribuir a la masa global de satélites de navegación" para que los usuarios no se vean afectados.

Manteiga ha recordado que, a principios de año, el GPS sufrió un fallo "no muy grande a nivel de software pero que generó errores de 4 kilómetros", por lo que la parte digital de la BBC "cayó durante un tiempo" porque estaba sincronizado solo con GPS.

"No se trata tanto de una competición entre los sistemas como una redundancia entre todos, para ofrecer más precisión", ha destacado, si bien ha reconocido los riesgos a largo plazo de la abundancia de satélites, "como que las señales no estén autentificadas, es decir, que se puedan editar para crear daños".

Por eso, el trabajo de la ESA en general y del programa Galileo en particular, se centra de cara al futuro en dotar a los sistemas de navegación de "más precisión, más robustez, y más seguridad", ha recalcado.

El sistema de navegación de la ESA es "similar a los GPS nuevos" en cuanto a la precisión del servicio, ha asegurado el científico, que ha añadido que, además, ofrece prestaciones como un canal comercial con el que las compañías pueden pasar datos a través de los satélites.

Asimismo, cuenta con sistemas de rescate, que antes dependían de satélites específicos, así como con un sistema gubernamental que pueden utilizar las ambulancias, Policía o Protección Civil en un futuro, con un servicio encriptado, similar al servicio militar del GPS.

En su intervención, Manteiga se ha referido también a la segunda fase de Galileo, en la que se analizará "cómo serán los usuarios y las aplicaciones" en una época de "crecimiento exponencial" de los sistemas de navegación.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.