El PE apoya una propuesta para mejorar calidad y consumo del agua de grifo

El pleno del Parlamento Europeo (PE) dio hoy su visto bueno a una iniciativa para mejorar la calidad del agua del grifo y potenciar su consumo entre los ciudadanos, con el objetivo de reducir el uso de envases de plástico y ahorrar dinero.

Los eurodiputados proponen introducir límites más estrictos en la presencia de las sustancias contaminantes más comunes en el agua, como el plomo, cuyo límite máximo se reducirá a la mitad, así como para la presencia de bacterias perjudiciales para la salud.

Asimismo, instan a los Estados miembros a tomar medidas para garantizar el acceso universal al agua potable y mejorar su disponibilidad en las ciudades y espacios públicos, por ejemplo instalando fuentes públicas cuando sea posible.

Además "deberían animar a que los restaurantes, comedores y servicios de cátering proporcionen agua potable gratis o con una pequeña tasa de servicio", señaló la Eurocámara en un comunicado.

La iniciativa fue propuesta por la Comisión Europea en febrero de 2018 para dar respuesta a una petición ciudadana que recogió más de 1,6 millones de firmas para mejorar el acceso al agua potable.

El Ejecutivo comunitario calcula que reducir el consumo de agua embotellada permitiría ahorrar 600 millones de euros al año y contribuiría a reducir la cantidad de desechos plásticos, ya que las botellas de agua son uno de los productos de un solo uso que con más frecuencia terminan en las playas europeas.

Según Bruselas, el agua corriente es segura casi al 100 % en los países de la Unión Europea, pero todavía hay 23 millones de ciudadanos comunitarios que no tienen acceso a redes de suministro de agua potable.

Tras la aprobación del Parlamento Europeo, el Consejo (los países de la UE) tiene ahora que adoptar su postura sobre la propuesta para que puedan comenzar las negociaciones entre ambas instituciones de cara a dar forma definitiva a las normas.

En todo caso, el debate tendrá lugar ya en la próxima legislatura puesto que el 18 de abril es el último día de trabajo de la Eurocámara antes de las elecciones europeas de mayo.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.