El Gobierno Vasco colaborará con ArcelorMittal en las inversiones necesarias

El Gobierno Vasco "colaborará" con la multinacional ArcelorMittal "en las necesarias inversiones y aplicación de nuevas tecnologías que permitan a la planta" de Zumarraga (Gipuzkoa), que emplea a 325 personas, "ser competitiva y diversificar sus productos".

Ésta es una de las principales premisas recogidas en la propuesta para evitar el cierre parcial de la planta de ArcelorMittal de Zumarraga, elaborada por el Ejecutivo autonómico y que la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, ha dado a conocer a los trabajadores afectados en la reunión que ha mantenido hoy en San Sebastián con el comité de empresa de la factoría.

Esta tarde, Tapia dará a conocer la misma iniciativa a los alcaldes de la comarca guipuzcoana del Alto Urola, con los que mantendrá un encuentro a partir de las 18.00 horas en Zumarraga.

La propuesta del Gobierno Vasco, que pretende recabar el respaldo de la Diputación de Gipuzkoa, los ayuntamientos de la zona y los trabajadores de la planta, quiere generar una alternativa al "cierre parcial" de la fábrica anunciado el pasado día 15 por la dirección de ArcelorMittal, que prevé también el traslado de operarios y parte de la producción a otras factorías.

En la propuesta conocida hoy, el Gobierno Vasco reitera "por activa y por pasiva su disconformidad con la decisión empresarial" de cerrar la planta ya que entiende que "será sostenible si se acometen determinadas inversiones" de acuerdo con "una planificación previamente elaborada por la empresa" y que ya fue planteada al Ejecutivo autonómico en septiembre de 2015.

"Estamos diseñando un plan de inversiones concreto y detallado, que recoge aquellas que ya estaban comprometidas y otras que pueden mejorar los costes y competitividad de la planta", señala la propuesta que, a renglón seguido, muestra la disposición de las instituciones vascas a colaborar con la empresa en este ámbito "de acuerdo con las normativas europeas vigentes".

La iniciativa propone, en este sentido, un trabajo conjunto de las fábricas de ArcelorMittal de Zumarraga y Bergara para la "mejora de la calidad y desarrollo de nuevos productos y mercados", así como de "la eficiencia en procesos e instalaciones, con especial incidencia en eficiencia energética y mantenimiento preventivo y predictivo".

La propuesta aboga asimismo por la adopción de "mejoras medioambientales y de sostenibilidad" y el "aumento de la producción en aceros destinados al mercado de aplicaciones especiales y de automoción, incrementando su cantidad y calidad".

El Gobierno Vasco defiende también la "puesta en marcha de una nueva concepción del área de 'acabado/conformado' para productos de alto valor añadido".

La iniciativa incluye otras medidas como el análisis de las "necesidades formativas para mejorar las posibilidades de empleo de los trabajadores de la empresa ante una diversificación de actividades".

El texto dado a conocer hoy señala igualmente que, para el caso de que la "opción" de mantener abierta la empresa conllevara la "necesidad" de "un ajuste parcial y la reubicación" de algunos trabajadores, sería preciso elaborar un "plan social" que considere medidas no traumáticas como prejubilaciones, bajas incentivadas y traslados pactados.

LLegado este caso, la propuesta considera necesario "un plan de reindustrialización" de la zona, la reubicación de trabajadores en otras empresas de la comarca y la "atracción de nuevos proyectos industriales", tratando de "diversificar el tejido productivo".

Para este fin, ArcelorMittal debería poner "a disposición de este proyecto las instalaciones de la actual planta y los recursos económicos previstos inicialmente para llevar a cabo el posible ajuste"

"En el caso de que fuera necesario, en una última fase y como alternativa extrema", el Gobierno Vasco aboga por "utilizar el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización" para colaborar en la puesta en marcha de un plan de reindustrialización" de la comarca.

Paralelamente, el Ejecutivo autonómico muestra su disposición a "continuar trabajando en Europa para establecer de forma rápida y eficaz medidas 'antidumping'", reforzar el trabajo en Madrid y Bruselas" para garantizar la competitividad de los grandes consumidores de electricidad y para que "se deje de excluir al acero" de aquellos sectores a los que "se puede apoyar de forma expresa".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.