El Congreso definirá la líneas férreas que podría gestionar la Generalitat

El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy, tras una ajustada votación, una proposición no de ley que aboga por la creación de un grupo de trabajo que, en nueve meses, decida qué líneas o tramos ferroviarios no son de interés general, con el fin de implicar en su gestión a la Generalitat catalana.

Una enmienda transaccional negociada fundamentalmente entre los grupos parlamentarios de PSOE y Democrácia i Llibertat (DiL), a la que se ha adherido Podemos-En Comú Podem-En Marea, ha permitido un acuerdo que, sólo por dos votos, ha evitado la oposición de PP y Ciudadanos (22 votos a favor frente a 20 en contra).

En la Comisión de Fomento del Congreso, por tanto, se ha dado luz verde a una propuesta que pide crear un grupo de trabajo que defina qué líneas de las que circulan por Cataluña son de interés general, partiendo del criterio de que no tendrán tal categoría aquéllas por las que discurran trenes con origen y destino en territorio catalán.

Sobre la gestión de éstas últimas se buscaría la participación e implicación de la Generalitat.

Asimismo, en un segundo punto, la proposición no de ley emplaza a cumplir el Plan de Cercanías 2008-2015 por medio de la configuración de un consorcio entre la administración general del Estado, la Generalitat de Cataluña y los ayuntamientos. Las partes harán un seguimiento de las inversiones.

DiL, a través del diputado Ferrán Bel, ha considerado probado que la gestión de las redes ferroviarias es más eficiente cuando cae en manos del Govern, sobre todo por un factor de cercanía.

Sin embargo, ha reprobado que el Plan de Cercanías de Barcelona, que contó en el año de su firma, en 2009, con un presupuesto "ambicioso" de 4.000 millones de euros, se ha caracterizado por el "incumplimiento constante".

Como ejemplo ha aportado una cifra: el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ejecutó un 7 por ciento, porcentaje que ha subido al 10 durante los cuatro años de la anterior legislatura de Mariano Rajoy.

Según ha señalado el diputado nacionalista, en 2013 se rubrica otro convenio con una inversión "más modesta", de algo más de 300 millones de euros. Sólo se ha ejecutado el 2 por ciento.

Las consecuencias son palmarias en el día a día de los ciudadanos, especialmente por afectar a unos trayectos de "puntualidad escandalosamente baja".

En representación del PSC, el diputado Germán Rodríguez, aunque ha reprochado "el planteamiento limitado" de la propuesta de DiL, ha defendido la necesidad de coordinación entre administraciones, primero a través de un grupo de trabajo y luego por medio de un consorcio.

Quedaría materializada, de esta forma, una forma de trabajar propia de los "modelos federales".

Tras la intervención del PNV, que también ha abogado por una gestión "de cercanía" de dichas infraestructuras, ERC ha indicado que una gestión en el ámbito de la Generalitat demostraría que es "más eficiente", un adjetivo muy similar al que ha esgrimido el diputado de Podemos-En Comú Podem-En Maria Félix Alonso.

El parlamentario del PP Joaquín Albaladejo ha criticado la propuesta por su "falta de rigor" y por suponer la antesala de lo que serían 17 modelos de gestión ferroviaria, uno por cada comunidad, lo que lesionaría el interés general.

Por parte de Ciudadanos, Fernando Navarro ha incidido en que el debate acerca de la propuesta de DiL transcurre en paralelo a la "desconexión" con el Estado que en algunas materias está promoviendo el Parlament de Cataluña.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.