El alcalde de Épila intuye "maniobras" en el cierre de la planta de Lear

El alcalde de Épila, Jesús Bazán, ha dicho hoy que el cierre de la planta auxiliar de automoción Lear le "suena" a "otro tipo de maniobras", dado que hasta hace unos meses, ha recordado, ha sido una empresa líder en el sector de la fabricación de asientos y reconocida como el mejor proveedor de Opel.

"No se si (el cierre) responde a arreglos o reparto de cromos pero al final con esto están vistiendo a un santo desvistiendo a otro", ha denunciado Bazán a los medios tras asistir en Zaragoza a la reunión de la Comisión Ejecutiva de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP) en la que se ha aprobado una resolución de apoyo a Lear.

Una planta que tras 25 años de funcionamiento y con tres nombres diferentes tiene anunciado el cierre para 2018 después de no concursar a la fabricación de asientos para el nuevo Opel Corsa.

El alcalde de Épila confía en que la huelga convocada por los trabajadores a partir del próximo lunes sirva para que las diferentes partes reconsideren sus posiciones y se sienten a negociar.

Y es que, ha explicado Bazán basado en los argumentos del comité de empresa, los responsables de la planta no han dado ninguna explicación sobre el futuro de los trabajadores salvo que en 2018 dejará de producir los asientos para el nuevo modelo Corsa, "pero nada más".

"Nadie entiende -ha lamentado- que después de 25 años, una empresa líder en el sector, con premios como el mejor proveedor de Opel y cuando hace unos meses las expectativas eran que se iban a fabricar los asientos de todos los modelos que se producen en Figueruelas, de un plumazo, de la noche a la mañana, no se hace ninguno" y "con el agravante de que a la empresa no le han dejado ni ofertar".

Una situación que, para el alcalde de Épila, "suena a una maniobra que no sabemos muy bien a qué obedece", aunque intuye que se debe a cuestiones económicas y, por ello, pide que "se piense más en el bienestar de los trabajadores y en el futuro de la comarca, porque estas actuaciones lo único que traen es la ruina para el medio rural".

A juicio de Bazán, "la única opción positiva" es que el nuevo modelo se fabrique en Épila porque "todo lo demás será traumático", ya que aunque el trabajo se produzca en otra localidad de Aragón, "lo que queda es una ruina, grandes inversiones y un montón de familias afectadas".

En este sentido, ha recordado que se trata de más de 300 trabajadores con una media de edad 47 años, lo que supone "una recolocación complicada", más otros "40 ó 50 de empresas auxiliares" y los trabajos indirectos que se ha generado.

El Ayuntamiento de Épila ha transmitido todo el apoyo a los trabajadores y ha exigido al Gobierno de Aragón que en la medida de sus posibilidades negocie con Johnson Control, la nueva adjudicataria de la fabricación de asientos del nuevo Corsa, con Lear y con Opel para que "entre todos consigan el mejor futuro para los trabajadores afectados y sus familias".

Y es que Bazán teme, dado que Lear es una planta que funciona, que "estas maniobras" se trasladen "a productores de otros componentes".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.