EH Bildu y Podemos, contra los "recortes" en el transporte de Buruntzaldea

EH Bildu y Podemos han pedido hoy a la Diputación de Gipuzkoa que dé marcha atrás en los "recortes" de las líneas de autobuses interurbanos de la comarca de Buruntzaldea porque afectarán "significativamente" a los usuarios, ya que en algunos casos supondrá la supresión de la mitad de los servicios.

Esta denuncia realizada por ambas formaciones en una rueda de prensa en las Juntas Generales ha sido respondida ya por la diputada foral de Movilidad, la socialista Marisol Garmendia, quien ha criticado en un comunicado el "alarmismo infundado" de la coalición independentista -no menciona al partido morado-.

El juntero de EH Bildu Jon Albizu y la representante de Podemos Patricia Gete han asegurado que la decisión de la Diputación de modificar siete líneas en esta zona, que comunican localidades de la propia comarca y algunas conectan con Tolosaldea y San Sebastián, ha causado "inquietud y oposición" en diferentes sectores.

Han señalado que hay líneas como la G-1 Hernani-San Sebastián que pasará de ofrecer 61 a 38 viajes en días laborables y, de 62 a 21 los sábados y de 45 a 19 los domingos y festivos, y que la que va de Andoain al complejo hospitalario donostiarra se reduce de 25 a 14 viajes entre semana y de 25 a 8 los sábados.

Según Albizu y Gete, ayuntamientos como los de Andoain y Lasarte-Oria han aprobado en sesión plenaria mociones contra el proyecto, y en los dos casos con apoyo del PNV, que gobierna en la Diputación con el PSE.

Han indicado que ya se han registrado más de 3.000 alegaciones ciudadanas en el ente foral, además de las registradas por los sindicatos ELA, LAB y UGT, y han pedido a Garmendia que ponga una mesa de diálogo con representantes municipales, sindicales y de usuarios para buscar una solución, una reclamación que llevarán al pleno de la cámara guipuzcoana del próximo día 8.

La diputada foral ha negado que se vaya a resentir el servicio y ha afirmado que con las modificaciones previstas se va a "reordenar" para adaptarlo a la "movilidad real" en unas líneas que dice que están "sobredimensionadas".

Ha destacado que con estos cambios se van a "reforzar y garantizar las horas punta, los servicios especiales y los de hospitales, Universidad y centros de trabajo".

Destaca que las de Buruntzaldea son las únicas líneas que no se han renovado en tres décadas, "pese a que hace tiempo que tenía que haberse hecho".

"Estas líneas están gestionadas desde hace más de 30 años por tres empresas y, tras despejarse el panorama judicial, es necesaria su renovación para poder acometer cualquier tipo de mejora", manifiesta.

Lamenta que EH Bildu "intente alarmar a los usuarios" y "defienda las mismas tesis que las empresas que explotan la concesión y que defienden sus intereses económicos".

Acusa a la coalición de "provocar un miedo infundado con una intencionalidad claramente política".

"Porque no es cierto que vayamos a suprimir ninguna línea y no vamos a echar a ningún trabajador, vamos a garantizar todos los puestos de trabajo conforme a la ley. Bildu lo que quiere es paralizarlo todo, que las cosas queden como están sin analizar si están bien o mal, si los autobuses van vacíos o si los servicios son eficientes y sostenibles desde un punto de vista económico, social y ambiental", ha subrayado.

Ha agregado que este mismo proceso de "reordenación" se ha hecho en esta legislatura en el Goierri y se han conseguido crecimientos de viajeros del 38,8 % en 2016 y del 12,4 % en el primer semestre de este año.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.