Dujo afirma que la agricultura no puede depende de los "vaivenes" políticos

La agricultura y la ganadería "no se pueden parar", por lo que necesitan unos presupuestos nacionales y autonómicos lo antes posible, ya que son sectores que, según el presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, "no pueden depender de los vaivenes políticos".

Por eso, durante celebración de la X Convención de Empleados de Asaja de Castilla y León, que ha tenido lugar hoy en Segovia, ha pedido a los grupos políticos "estabilidad" y que "cumplan con su misión".

Una de las principales preocupaciones de la organización agraria es la de lograr una Política Agraria Comunitaria (PAC) "fuerte, dotada de presupuesto y que obligue a producir alimentos de calidad con todas las garantías sanitarias", según ha expuesto.

Asimismo, ha insistido en la importancia de que los fondos de estas ayudas se destinen a "los verdaderos profesionales de la agricultura".

En este sentido, ha asegurado que Europa "no lleva una línea acertada" debido a la división de países y a un populismo que "solo se preocupa de lograr el voto inmediato", sin pensar en el futuro y el bienestar de los ciudadanos.

Europa es "una potencia mundial" en alimentación y, por ello, requiere su agricultura y ganadería requieren mayores apoyos que garanticen una seguridad en la producción y alimentos de calidad para todos los habitantes.

El sector necesita estos presupuestos y ayudas para modernizar los regadíos, incorporar jóvenes, apoyar programas agroambientales, ayudar a sectores ganaderos con dificultades económicas, como el del ovino, o a para las reconcentraciones agrícolas.

A penas hay novedades con respecto al año anterior en la PAC excepto en el ámbito de los purines, según Dujo, ya que la UE ha establecido un condicionante por el que no permite el reparto de purines con las máquinas y bañeras habituales.

En 2017 la Junta permitió un año de prórroga y puso en marcha un "plan renove", pero los fabricantes no estaban preparados para vender todas las máquinas que se necesitaban y la economía del sector no es "tan boyante" como para esa inversión, por lo que ha reiterado la necesidad de una prórroga de diez años.

Por último, ha recordado que Castilla y León recibe un montante de 923 millones anuales de la PAC, más 220 millones del programa de desarrollo rural, cantidades que en 2018 se han repartido entre 71.000 solicitudes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.