Cooperativas sobre agricultura ecológica: se eligió entre malo y menos malo

El director general de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha, José Luis Rojas, considera que en el acuerdo alcanzado para impulsar la agricultura ecológica han tenido que elegir "entre lo malo y lo menos malo", por lo que les ha dejado "insatisfechos".

Así se ha expresado Rojas en un artículo de opinión, en el que ha explicado que en el acuerdo con la Consejería de Agricultura y las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA han optado por los intereses del colectivo aunque "no colme" las aspiraciones de su organización.

El acuerdo representa un plan estratégico a desarrollar hasta 2020 con un presupuesto de 230 millones de euros con el que, según ha explicado Rojas, se intenta remediar "la conflictiva situación" creada por las convocatorias de ayudas a la producción ecológica la región.

Rojas ha señalado que este acuerdo se enmarca en "un contexto complicado que ha provocado la no aprobación de las solicitudes presentadas en 2015 para mantenimiento de la agricultura ecológica, de 1.220 titulares".

Asimismo, ha supuesto "una bajada acusada de las ayudas en los sectores de herbáceos, viñedo y olivar, previstas en la convocatoria", ha apuntado.

Rojas ha indicado que este escenario es consecuencia de "las equivocadas decisiones tomadas desde la Consejería de Agricultura tanto por los responsables del anterior Gobierno, como por los actuales", una situación que, a su juicio, "no tiene fácil solución y que en ningún caso será a gusto de todos".

"Como consecuencia final de tan malas decisiones hay 1.220 solicitantes que se han quedado fuera del sistema de ayudas", ha lamentado Rojas, que ha explicado que esta circunstancia "podría suponer su vuelta a la agricultura convencional y, por tanto, echar por tierra el trabajo de muchos años y el despilfarro del presupuesto gastado en ellos".

En este sentido, Rojas también ha resaltado el "esfuerzo inversor" de numerosas empresas para adaptar sus instalaciones a la recepción, transformación y comercialización de productos ecológicos, que también se verían afectadas.

La prioridad de Cooperativas Agroalimentarias en este acuerdo ha sido "recuperar al mayor número posible de los 1.220 titulares que han quedado fuera", para que puedan seguir produciendo de la forma "más respetuosa posible" con el medio ambiente, con los apoyos previstos por la Unión Europea (UE).

Para ello, solicitaron anular esta convocatoria para nuevas incorporaciones o rebajar los 44 millones que se dedican a conversión en 2016 y comprometer "buena parte de ellos" a recuperar a los 1.220 titulares con resolución negativa de mantenimiento, una propuesta que desestimaron los servicios jurídicos de la Junta.

Ante esta realidad jurídica y legal, Rojas ha manifestado que "la única opción" es la apertura de la línea de mantenimiento en 2017, que contará con 3 millones de euros más y con la que intentarán incorporar a las ayudas "a los más posibles de los 1.2220 titulares excluidos".

Otras de las razones que ha señalado son los 13 millones de euros adicionales conseguidos, que el acuerdo se elaborará de forma participativa y que el plan les situará en "un escenario más estable y previsible".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.