Empresas y directivos

Brufau confía en el petróleo para una adiós tranquilo en Repsol

foto-brufau--644x362

Repsol encara este viernes una nueva junta, pero algo distinta de las anteriores. Será la útima vez que los accionistas decidan si prolongan el mandato al histórico Antonio Brufau, su actual presidente, que ya ha anunciado que se irá como tope en 2023. Será la primera vez en décadas en que la que Caixabank participará como minoritario. La junta también votará la reelección del consejero delegado del grupo, Josu Jon Imaz.

A finales de abril, Caixabank ya solo controlaba un 1,1% de la petrolera y no tenía consejeros en el grupo. En la junta de 2018, su participación ascendía a un 9,3% y Gonzalo Gortázar y Jordi Gual ocupaban sendos sillones en su máximo órgano de gobierno.

Ahora, tras la salida ordenada del banco, Sacyr se estrena como primer accionista de la energética, con una participación del 7,99% del capital, según recoge Bloomberg.

Repsol llega a la junta con una parte de los deberes hechos -sus resultados del primer trimestre batieron las estimaciones y ha reiterado sus previsiones para el conjunto del año y para 2020-, pero sin completar sus planes de diversificación hacia el negocio eléctrico y la generación limpia.

Lea el resto de la noticia en Economía Digital

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista Inversión.