BP encaja pérdidas millonarias pero vislumbra la recuperación del crudo

La petrolera británica BP dio a conocer hoy unas pérdidas netas de 6.482 millones de dólares (5.943 millones de euros) en 2015, su peor resultado en más de 20 años debido a la caída del precio del crudo, si bien predijo la recuperación en 2016 de esta materia prima.

Su consejero delegado, el estadounidense Bob Dudley, anticipó que la demanda y la oferta de petróleo convergerán en la segunda mitad del año y la demanda podría incluso superar la oferta en 2017, lo que provocaría un alza de los precios.

En una conferencia por internet con inversores para presentar los resultados anuales, dijo que la depreciación del crudo "se mantendrá de momento porque las bases del mercado no han cambiado, pero no durará siempre".

Aunque reconoció que el sector afronta un "ejercicio turbulento", se mostró confiado en que habrá precios "bajos por más tiempo, pero no para siempre".

El desplome de los precios del petróleo en el último año y medio, cuando ha perdido casi un 75 % de su valor, por el exceso de oferta en el mercado ha causado graves pérdidas al sector.

El retroceso registrado por BP en 2015 contrasta con los 3.780 millones de dólares (3.466 millones de euros) de beneficios que obtuvo en 2014, con precios más ventajosos.

Las pérdidas brutas fueron el año pasado de 9.571 millones de dólares (8.776 millones de euros), frente a un beneficio antes de impuestos de 4.950 millones de dólares (4.539 millones de euros) el año anterior.

En 2015, los ingresos de la empresa fueron de 225.982 millones de dólares (207.225 millones de euros), una caída del 36,9 % respecto a 2014, con una deuda neta de 27.200 millones de dólares (24.924 millones de euros), un 20 % más.

Ante estos resultados, BP anunció hoy que profundizará su programa de reducción de costes con otros 3.000 despidos antes del fin de 2017 en el área de refinado y venta, que se suman a los 4.000 ya anunciados en enero en el área de producción y exploración.

Con los nuevos recortes, el total de empleos eliminados por BP desde el inicio de 2015 se eleva a 11.000, como parte de un proceso de reestructuración con el que busca reducir costes anuales por unos 7.000 millones de dólares para 2017.

Al impacto de la depreciación del crudo se suman los gastos en los que ha incurrido la compañía para afrontar las indemnizaciones por el vertido de crudo en 2010 desde uno de sus pozos en el golfo de México, que causó la muerte de once personas y un desastre medioambiental.

Los costes ligados al suceso ascienden ya a 55.500 millones de dólares (50.000 millones de euros), informó la empresa, que señaló que ya ha completado el programa de desinversión por valor de unos 10.000 millones de dólares (9.170 millones de euros) que inició en 2013 para afrontar los gastos de los litigios en EEUU.

BP prepara más desinversiones para 2016, de entre 3.000 y 5.000 millones de dólares (2.700 a 4.500 millones de euros), indicó.

Pese a las pérdidas, la multinacional prometió que pagará un dividendo de 10 centavos de dólar por acción ordinaria, lo que espera hacer efectivo el 24 de marzo.

De cara a 2016, Dudley reconoció que va a ser un año difícil, si bien cree que el mercado de petróleo "ha respondido" al descenso de los precios y "se está reequilibrando", en particular la producción de crudo y gas de lutita en Estados Unidos.

El consejero delegado dijo en la conferencia que BP "se ha adaptado lo mejor posible" al entorno y continúa comprometida con mantener su producción, la disciplina de costes, el dividendo y las desinversiones.

BP coronaba hoy la tabla de perdedores en la Bolsa de Londres, con un retroceso de casi el 10 %, hasta un precio por título de 331 peniques.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.