Botín promete tres años de beneficio al alza tras pinchar un 17%

botin presentacion santander enero2020_630
botin presentacion santander enero2020_630

Banco Santander ha aprovechado la presentación de resultados de 2019 para completar y dar más visibilidad sobre su plan estratégico, presentado en abril del año pasado. La entidad ha adelantado un año su objetivo de solvencia -ahora espera llegar al CET 1 Fully Loaded del 12% en 2020-, y su presidenta, Ana Botín, ha dado visibilidad a los inversores al asegurar que el grupo crecerá en beneficios durante los próximos tres ejercicios después de haber reducido sus ganancias en un 17% el pasado curso. 

En este sentido, se ha comprometido a que el beneficio por acción (bpa) crezca a un ritmo de "high single digit", según adelantó la propia Botín. Esta guía abriría la puerta a que el crecimiento los próximos años se quede entre el 5 y el 10%.

Asimismo, el banco espera mantener un crecimiento del dividendo en línea con la evolución del beneficio ordinario y descarta afrontar adquisiciones, tal como están pidiendo los supervisores. Botín defendió la tesis de que la presentación de las diferencias regulatorias dificultan las fusiones; en el caso concreto de las entidades españolas porque las penaliza en capital.

En cuando a Popular, la presidenta de Santander reconoció que se equivocó en el momento del ciclo; si bien retrasó hasta 2020 a 2021 la aportación del banco al grupo, que se esperaba para 2019.

Consenso en la reforma laboral

Preguntada por la formación de un nuevo gobierno, Ana Botín señaló que ellos trabajaban con todos los ejecutivos y pidió consenso en la revisión de la reforma laboral; algo que señaló que se estaba produciendo, en referencia al acuerdo sobre el SMI. "Tenemos que pensar qué mercado laboral queremos tener en 2025", adelantó y pidió que se valoraran bien los efectos de los posibles cambios en las empresas y, en especial, en los pequeños empresarios.

Respecto a la posible subida de impuestos pactada por el PSOE-Unidas Podemos, la presidenta del Santander señaló que el banco cuenta con una tasa efectiva del 35% "de las más altas entre nuestros comparables", y afirmó que no creía que en este momento, fuera "justo" aplicar un impuesto específico sobre el sector.

Como ha defendido en otras ocasiones el consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, la presidenta rechazó la no exención en el caso de repatriación de los beneficios. "Hay que pagar por todo lo que es justo y no deberíamos tributar dos veces por lo mismo. Si pago en Brasil no debería pagar en España", apuntó.

Una de las propuestas del nuevo ejecutivo es eliminar la exención total en la importación de dividendos desde el extranjero, que el banco ha consignado como un riesgo en su documentación para inversores.

En cuanto al Brexit, y después de que los ajustes en el Reino Unido hayan pasado factura a sus resultados en 2019, señaló que la entidad está preparada para la salida, y cuenta con un plan de contingencia para lo que pueda suceder a partir de ahora. Está previsto que se active el brexit este viernes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.