Auditores UE: el proyecto ferroviario europeo es ineficaz y poco realista

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea (UE) considera que las líneas ferroviarias de alta velocidad en el bloque comunitario son un "mosaico ineficaz" de líneas sin un plan realista a largo plazo y critica que los retrasos y sobrecostes son "la norma", según un informe publicado hoy.

El plan actual a largo plazo establecido por la UE para las líneas ferroviarias de alta velocidad tiene pocas probabilidades de completarse, según un informe elaborado por los auditores tras visitar seis Estados, entre ellos España, y analizar el gasto en más de 5.000 kilómetros de líneas de alta velocidad.

Además, según este análisis, la falta de coordinación entre los países hace que la red sea planificada y construida por cada Estado miembro de forma "aislada", lo que provoca que las conexiones sean malas.

La UE proporcionó 23.700 millones de euros para financiar, junto con las aportaciones de los países, la construcción de líneas de alta velocidad desde el año 2000.

Sin embargo, tras la visita de los auditores a Francia, España, Italia, Alemania, Portugal y Austria, estos constataron que pese al crecimiento de la línea ferroviaria, esta no alcanzaría el objetivo de la UE de triplicar su longitud (hasta 30.000 kilómetros) para 2030.

"Las líneas de alta velocidad transfronterizas no constituyen una prioridad de construcción a nivel nacional y la Comisión no está facultada para hacer cumplir los proyectos, lo que reduce el valor añadido de la cofinanciación de la UE" afirmó el miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable del informe, Oskar Herics.

Los auditores señalan que las decisiones de construir líneas de alta velocidad se toman "con frecuencia basadas en consideraciones políticas", sin hacer en general análisis sobre sus costes y beneficios.

El tribunal cuestiona la gestión financiera de unas líneas que cuestan de media 25 millones de euros por kilómetro construido, ya que gran parte de los trenes que circulan por estas vías no alcanzan el 45 % de la velocidad máxima que pueden soportar.

"Los sobrecostes y retrasos son la norma en lugar de la excepción", apuntan los auditores, que han calculado que el sobrecoste en las líneas estudiadas es de 25.100 millones de media.

Además, varios proyectos se habían demorado más de un año, y 5 de las 10 líneas habían experimentado retrasos que alcanzaban la década.

Por otra parte, el número de viajeros está lejos del considerado ideal para que estas líneas funcionen como deben (en teoría deberían ser 9 millones de pasajeros al año).

El 47,3 % de las inversiones de la UE para alta velocidad fue para España, cerca de 11 millones de euros hasta 2017.

Además, España tiene la tasa de cofinanciación de la UE, que cubre un 26 % del coste total de construcción frente al 11 % de media en los Veintiocho.

Al final de 2017 en España había 9.067 kilómetros de líneas de alta velocidad y actualmente están en construcción otros 1.671 kilómetros, lo que implica que una vez completadas las inversiones España podría llegar a ser el segundo país después de China con la mayor infraestructura ferroviaria, según el Tribunal de Cuentas.

Este informe sitúa además a España como la construcción con mayor coste per cápita (1.159 euros).

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.