Agencia de viaje de lujo Atlàntida facturará 36 millones en 2016, un 5 % más

Un viaje a Ibiza para cenar con una "celebrity" por 30.000 euros, la vuelta al mundo, por 120.000, o un viaje a Laponia en busca de Papá Noel, por 80.000, son algunos de los viajes que organiza Atlàntida, que este año facturará unos 36 millones de euros, un 5 % más, en un sector en pleno crecimiento.

Francesc Escánez, socio fundador y director general de Atlàntida Viatges, ha explicado a Efe que la crisis ha afectado poco al sector de los viajes de lujo, ya que, durante uno o dos años, se notó sólo un "pequeño bajón", pero la gente seguía viajando y sólo algunos reducían los días de estancia.

Desde hace un par de años, el sector se ha normalizado y no se habla de crisis, ya el 2014 fue un buen año, el 2015, mejor, y éste año 2016 la facturación también está creciendo.

Francesc Escánez dice que Atlàntida, fundada hace 13 años, se considera una "consultoría de viajes" y no una agencia tradicional.

Cuando llega un cliente, los especialista de Atlàntida recogen información sobre el destino, presupuesto, viajes previos que ha hecho, tipo de viaje que quiere hacer, entre otras cosas, y, con todo ello, realizan el perfil de viaje que mejor le puede encajar.

Así, han organizado viajes tan personalizados como el encargado por una persona que contrató un viaje a la Laponia finlandesa para ir a buscar a Papá Noel por 80.000 euros.

La aventura empezó cuando un día llamaron a la puerta de la casa familiar y los dos niños de 6 y 7 años se encontraron con un elfo que les pidió que lo ayudarán a encontrar a Papá Noel.

A partir de ahí, la familia viajó en jet privado y pasó cuatro días en Laponia buscando a Papá Noel y participando en todo tipo de actividades relacionadas con la nieve.

Otro de los viajes personalizados que han organizado es el que le propusieron a un alto directivo para darle una sorpresa a su mujer por su 40 cumpleaños y que, después de salir del trabajo en Barcelona, quería cenar en París con vista a la torre Eiffel.

La pareja viajó en jet privado y se alojó en un hotel con terraza con vistas al monumento francés y el viaje se completó con visitas guiadas privadas al Museo del Louvre y al Palacio de Versalles, entre otras cosas, por 12.500 euros por persona el fin de semana.

Este tipo de viajes son un "capricho" reconoce Escánez, pero hay gente que "gana millones de euros y se lo puede permitir" para vivir una "experiencia que nunca olvidarán".

Aunque la especialidad de la compañía son los viajes a medida, también organiza otro tipo de viajes en grupos de entre 15 o 20 personas que "funcionan muy bien", como los que realizan a Laponia, Japón, Canadá, India o diversos destinos culturales.

Aunque el coste medio del viaje por personas es de unos 5.000 euros, esta cifra va subiendo a medida que lo hacen las peticiones de los clientes.

Sin ir más lejos, han organizado viajes exclusivos a Laucala, en las islas Fiji, por 6.200 euros por día, o la vuelta al mundo en 21 días a partir de 120.000 euros por persona eso sí, siempre alojados en hoteles Four Seasons.

Entre los productos con más demanda destaca el "viaje multigeneracional", abuelos que viajan con toda la familia una vez al año y cuyo precio no baja de los 100.000 euros con todo incluido, en función del número de personas que incluya.

Maldivas, Caribe, Sudáfrica o Balí son algunos de los destinos más demandados para estos viajes que suelen costear los abuelos y que, en algunos casos, han alcanzado los 200.000 euros.

Sin ir más lejos, la pasada Semana Santa la agencia organizó un viaje a Dubai para una familia de 12 personas, que durmieron en el desierto e hicieron diferentes actividades en la zona.

El perfil del cliente de Atlàntida Viatges es de un nivel adquisitivo alto o medio-alto y suele tratarse de profesionales liberales, ejecutivos, médicos, deportistas de elite o profesionales de la televisión, cuyos nombres nunca hacen públicos.

Maldivas, Estados Unidos, Sudáfrica, Namibia, Botswana, Sudeste Asiático y Japón son este año algunos de los destinos favoritos de los catalanes que pueden permitirse hacer este tipo de viajes.

Pese a que Atlàntida trabaja como agencia emisora, desde hace unos meses, también ha empezado con el turismo receptivo, ya que están incluidos en Virtuoso, una exclusiva red de agencias de viajes de lujo con unas 300 agencias en todo el mundo, de las que 25 son europeas.

Atlàntida también está en la asociación europea The Net y, cuando algún cliente quiere venir a España, la agencia catalana lo gestiona.

Pese a que ahora la línea receptiva es casi residual, Escánez cree que se convertirá en una importante opción de crecimiento para la empresa en los próximos años.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.