Solana: la criptodivisa que amenaza el trono del ether

La nueva actualización tecnológica de Ethereum redujo las remuneraciones y podría obligar a los mineros a migrar hacia otras monedas digitales. Solana aparece como una gran beneficiaria

La nueva actualización tecnológica de la red Ethereum disparó la cotización del ether, la moneda de esta blockchain y colocó en el foco a otras criptodivisas competidoras, como Solana. Sus perspectivas recibieron un fuerte impulso.

Conocida como ‘London Hard Fork’, este profundo cambio tecnológico ha supuesto eliminar la tarifa base que pagan los usuarios para procesar las transacciones. Además, las personas que crean las monedas, los mineros, vieron reducida su remuneración por este trabajo.

Una parte de esa tarifa base directamente desaparece (se quema, en el argot) por lo que los mineros ven reducidos sus ingresos y podrían tener incentivos para trabajar en la creación de otras monedas digitales más rentables.

En caso de que se produzca esta migración, los expertos identificaron a Solana como una de las monedas digitales más favorecidas.

Solana, entre las monedas que pueden presentar batalla al ether

“Sería una beneficiara clave de una posible migración, ya que puede procesar transacciones a un ritmo mucho más rápido, incluso después de la actualización de Ethereum”, dijo Nirmal Ranga, de la firma Zebpay, al diario Economic Times.

Claro que no es la única moneda que podría plantar cara al ether. Según explicó INVERSIÓN en su reportaje sobre la guerra de critptodivisas, hay otras monedas muy pujantes en este ecosistema, como Polkadot y Algorand.

Publicidad
Publicidad

Solana es una moneda digital muy reciente. Fue creada en 2020 con el gran atractivo de impulsar la escalabilidad. Es decir, la red permite ejecutar un gran número de transacciones a precios mucho más baratos que en Ethereum.

Este es su punto fuerte, enorme velocidad y tarifas muy baratas. La red puede procesar unas 60.000 transacciones por segundo a un coste marginal, lo que convierte a Solana en una moneda digital de máxima eficiencia para los pagos diarios.

Recientemente, una de las ‘stablecoins’ más populares del mercado, el tether, se integró en la cadena de bloques de Solana. Son varios los proyectos critptográficos que están abandonando la red Ethereum en su búsqueda de alternativas más baratas y eficientes.

La importancia de las finanzas descentralizadas

Lo cierto es que Solana se ha convertido en una de las monedas digitales que más están desafiando el trono de Ethereum. En juego está la batalla por ser la cadena de bloques preferida en las finanzas descentralizadas (DeFi).

Ahora es cuando se han producido las primeras escaramuzas serias. Por eso, la actualización tecnológica de Ethereum ayudará a reducir la brecha en velocidad y coste respecto a Solana. Además, está por venir la actualización Ethereum 2.0, que mejorará más la escalabilidad.

Publicidad

Igualmente, lo que le falta a Solana es un fuerte repunte en el precio que haga que la moneda se mueva en la órbita de los inversores, y no solo de los desarrolladores.

Actualmente es la undécima moneda del mercado, con una capitalización de 12.537 millones de dólares, frente a los 379.163 millones de dólares de Ethereum.

Los fondos comienzan a fijarse en Solana

No obstante, algunos fondos de inversión comienzan a fijarse en esta moneda emergente. Es el caso de Apollo Capital, un fondo australiano que obtuvo unos retornos del 119 por ciento en el último año.

Además de sus inversiones en el bitcoin y el ether, los gestores de este fondo desvelaron posiciones en otras monedas como Solana, Polkadot o Polygon.

Publicidad

Además, el ether tiene mayor adopción institucional. Si ir más lejos, el Banco Europeo de Inversiones emitió a principios de verano un bono en ethers por 100 millones de euros. Y en España, la CNMV ha comenzado a despejar el camino para que los fondos inviertan en el bitcoin y otras divisas digitales, como el ether.

Con todo, la adopción de Solana todavía está muy atrás respecto a la de Ethereum. Al fin y al cabo, fue la primera cadena de bloques en proponer un entorno para las aplicaciones DeFi y su marca está mucho más afianzada.

No obstante, está por ver cómo resulta la actualización tecnológica de Ethereum 2.0. Si diera problemas, podría incrementar la confianza del mercado. La batalla contra Solana y otras criptomonedas emergentes no ha hecho más que empezar.  

En portada
Noticias de