Presidente CEOE Aragón: "No es bueno que vengan empresas huyendo de Cataluña"

El presidente de la patronal aragonesa, Fernando Callizo, defiende que Aragón tiene mucho que ofrecer como territorio para captar inversiones en condiciones normales, pero no cree que sea positivo que lleguen "huyendo" de Cataluña.

En una entrevista con Efe, el presidente de CEOE Aragón asegura que las empresas viven el desafío independentista con muchísima preocupación, como el conjunto de la sociedad, más en el caso de Aragón, que tras Cataluña, donde "el desastre es total", es la comunidad más perjudicada por las relaciones comerciales, como primer cliente y proveedor, y también por los vínculos sociales.

Barcelona es la segunda capital donde más aragoneses viven tras Zaragoza y muchos aragoneses tienen una segunda residencia en Cataluña, subraya Callizo, quien incide en que desde el punto de vista social cualquier fractura es preocupante y en el ámbito económico es "muy perjudicial".

En su opinión, Aragón tiene que poner todos los medios para lograr la implantación de nuevas empresas, pero insiste en que no es positivo que decidan trasladarse porque "escapen" de Cataluña.

También considera que las empresas catalanas no han hablado con claridad antes de decidir cambiar su sede social probablemente porque no pensaban que esta "sinrazón" fuera a llegar a este extremo, y porque las circunstancias vividas en Cataluña el último año y medio no han sido "normales".

Ha habido "presiones de todo tipo" y se han mantenido a la expectativa hasta que no ha habido otra salida, subraya Callizo, quien apunta que los bancos han reaccionado rápidamente tras su caída en bolsa tras el referéndum ilegal del 1-O y la fuga de cuentas de clientes.

Esto ha tenido un efecto tractor de otras empresas y las de menor tamaño también tienen planes de contingencia por lo que pueda ocurrir, y si hay declaración la independencia la salida puede ser "masiva".

Para el líder de la patronal aragonesa, esa declaración, si se produce, sería "un golpe de Estado" y tendría consecuencias más negativas para el conjunto del país que el frustrado el 23 de febrero de 1981.

Sobre las posibles soluciones que poner encima de la mesa, el presidente de los empresarios aragoneses sostiene que éstas deben estar siempre dentro del marco de la ley, aunque advierte que si se afrontan reformas o avances, estos habrán de completarse sin que perjudiquen a Aragón.

Si este asunto se acaba traduciendo a euros, "si a un sitio determinado van más, habrá que restarlos de otros", apunta.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.