Nueva huelga del personal de cabina tendrá escasa incidencia, según British

British Airways operará todos sus vuelos de "larga distancia" en el aeropuerto de Heathrow y todos sus servicios en los aeropuertos londinenses de Gatwick, London City y Stansted durante la nueva huelga de 72 horas a la que está convocada desde el jueves su tripulación de cabina, aseguró hoy la aerolínea.

BA, parte del grupo hispanobritánico IAG, anunció también que cancelará el 1 % de los servicios de "corta distancia" previstos en Heathrow por motivo del parón laboral, como protesta de estos empleados por sus condiciones salariales.

Los pasados días 10 y 11 los empleados de BA fueron convocados a una huelga de 48 horas, que obligó a cancelar 44 vuelos desde varios aeropuertos del Reino Unido.

Los trabajadores que respaldan esta acción son los contratados más recientemente por la aerolínea, a partir de 2010 y que, según denuncia el sindicato United, cobran menos que sus colegas con contratos anteriores.

"Hemos reforzado nuestro calendario para los días 19, 20 y 21 de enero, los días en los que personal de la tripulación de cabina ha convocado una huelga, y desplazaremos a todos nuestros clientes a sus destinos", aseguró hoy la aerolínea en un comunicado.

BA precisó que operará "todos los servicios de larga distancia" con llegadas y salidas en Heathrow, así como "todos los servicios con llegadas y salidas en Gatwick, London City y Stansted".

La compañía agregó que "fusionará un pequeño número de vuelos de corta distancia en Heathrow", lo que resultará en la cancelación de "tan solo un 1 % del total de vuelos programados durante esos tres días".

"Los clientes afectados podrán volar un poco antes o después (de lo que tenían previsto)", apuntó la empresa.

BA forma parte del grupo de aviación IAG, fundado en 2011, y que integra también a las aerolíneas españolas Iberia y Vueling y a la irlandesa Aer Lingus.

Para justificar esta nueva huelga, Unite alertó la pasada semana de que entre el personal de cabina existe una "continuada y creciente indignación" acerca de su actual posición salarial.

Según ese grupo sindical, los afectados consideran que cobran salarios de "pobreza" que, en muchos casos, les obligan a tener que buscarse un segundo empleo o incluso a acudir a su puesto de trabajo cuando están enfermos pues no pueden permitirse bajas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.