Los extranjeros suponen el 80 % de la población activa perdida en tres años

Los extranjeros representan el 80 por ciento de la población activa que ha perdido Cantabria en tres años, entre 2012 y 2015, una proporción que se traduce en 8.300 trabajadores de un total de 10.800, según los datos que recoge UGT en un informe difundido hoy.

El informe ha sido elaborado por el sindicato con motivo del Día Internacional de la Población, que se celebra este lunes, 11 de julio, a partir de los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

Las estadísticas que refleja indican que el número de residentes extranjeros en la comunidad autónoma disminuyó un 22,6 por ciento en esos tres años, en tanto que la población activa extranjera, que incluye a ocupados y desempleados, se redujo un 34,8 por ciento.

En el caso concreto de los ocupados, se registró un descenso también superior al 34 por ciento, al pasar de 15.700 en 2012 a 10.300 en 2015, mientras repuntó, aunque ligeramente, la población ocupada de nacionalidad española, un 0,4 por ciento, que representa 900 trabajadores más.

Según UGT, a pesar del crecimiento de algunos indicadores macroeconómicos, la pérdida de población extranjera se ha acelerado en Cantabria y en el resto de España en los últimos años por "el creciente deterioro" de las condiciones de vida y del empleo, sobre todo a partir de la reforma laboral de 2012.

A final de 2015, la tasa de actividad de los extranjeros en Cantabria se situaba en un 60,83 y era 17 puntos más baja que en 2012, mientras que entre los nacionales disminuyó en ese mismo periodo un 0,27 por ciento.

UGT destaca también que estas estadísticas coinciden con la propia dinámica del flujo de extranjeros que han inmigrado a Cantabria o emigrado desde la región.

Así, el saldo migratorio de ciudadanos no españoles era positivo desde 2008 (7.425 inmigrantes más que emigrantes), pero en el periodo 2012-2015 presenta un balance negativo de 2.441 extranjeros más que han salido de la región en comparación a los que han entrado.

UGT reivindica, con motivo del Día Internacional de la Población, que las personas no tengan que abandonar su país, ya no sólo por las guerras o la persecución, sino por la ausencia de expectativas de empleo o de vida dignas y critica las políticas de austeridad, que han "agravado la situación".

Según subraya, el mayor éxodo en España se ha producido entre los años 2013 y 2014 con más de medio millón de personas emigradas, de ellas 17.308 en Cantabria, tanto extranjeros como españoles, y recuerda que en 2015 más de 65 millones de personas en el mundo se vieron obligadas a emigrar por la fuerza.

"España nunca ha dejado de ser un país de emigración pero ahora este movimiento de salida se ha incrementado por el desempleo y el riesgo de exclusión social", añade UGT, que advierte de que "el coste de la pérdida de población tiene efectos en el corto y en el largo de plazo".

Argumenta que en el corto plazo, el Gobierno "únicamente aprovecha el aparente impacto positivo que tiene en un menor nivel de desempleo y de pobreza, pero nunca señalando que este descenso de ambos responde a la pérdida de población empujada por la búsqueda de mejores condiciones de vida".

"En el largo plazo, será más evidente la pérdida de población activa, pero también la de menores de edad y es, no sólo imprudente sino utilitarista, confiar en que con el cambio de ciclo lo arreglaremos con un mayor volumen de inmigración", sentencia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.