El comité lleva a los tribunales el expediente de TRW para 123 despidos

El comité de empresa de TRW ha presentado esta mañana en el juzgado una demanda contra el expediente de extinción de 123 contratos en la planta que la multinacional TRW tiene en Landaben.

"Vamos a seguir el proceso por vía judicial", ha afirmado el presidente del comité, Josi Álvarez, de CCOO, quien ha asegurado que la asamblea de trabajadores en ningún momento aprobó el expediente sino que dio el visto bueno al convenio.

El periodo de consultas terminó con un "no acuerdo", ha subrayado Álvarez, quien ha criticado a la multinacional por las "nefastas" formas empleadas desde un principio.

Unas maneras que han quedado ahora patentes cuando los despedidos conocieron en la mañana de ayer su situación al ingresarles en el banco el finiquito, y no por la notificación de la empresa, que por la tarde y mediante burofax les ha convocado para mañana en un hotel pamplonés.

Un procedimiento, ha precisado por LAB Pedro Larrea, que resulta "injustificable desde un punto de visto económico e incomprensible desde un punto de vista humano", ya que la empresa ha actuado de forma "salvaje y cruel".

Para el presidente del comité ha quedado claro que "a TRW no le gustan las reglas, ni judiciales ni éticas", pero en este caso los abogados sindicales se muestran convencidos de que el expediente "se puede echar atrás por incumplimientos" de lo establecido para un despido colectivo.

Álvarez ha cuestionado además que no se hayan seguido los criterios barajados para los despidos, ya que hay trabajadores con más de 25 años en TRW y solo dos días de baja en varios años que han recibido la liquidación, y ha destacado "el valor añadido" que aportan a la fábrica de Pamplona los compañeros afectados, ingenieros y trabajadores promocionados que han participado directamente en el desarrollo de procesos por su "capacidad".

Los trabajadores temen así que estas bajas redunden negativamente en la calidad de la factoría de Landaben y al respecto Luis Catalán, de ELA, ha denunciado que desde 2015 la dirección ha ido trabajando las condiciones para llevar adelante un expediente de rescisión de contratos en 2016 con argumentos "falsos" cuando el comité entendía que se trataba de negociar un convenio.

Notificados ya los 77 despidos plantados por la empresa para marzo, quedan pendientes para el último día de abril otros 24 y para finales de años 22 más, hasta un total de 123, una cifra que "no tiene ninguna justificación" en términos productivos, según David Marcaláin, de CCOO.

Y ha manifestado que "lo que no es ético no es justo y lo que no es justo no puede ser legal", por lo que ha mostrado la confianza de los sindicatos en que ganarán en los tribunales, ya que están decididos a "agotar esta vía" después de que todas las demás no hayan conseguido frenar las intenciones de la multinacional.

"Las formas no hacen sino corroborar la mala fe del expediente", ha apuntado Luis Catalán, quien ha resaltado las "dramáticas" situaciones que se vivieron ayer.

Richar Ocaña, delegado de UGT, ha denunciado así que TRW "ha vulnerado el derecho fundamental a negociar" y ha evidenciado la "irresponsabilidad" con la que actúa la dirección de la planta de Pamplona, a la que ha achacado que "valora muy poco" el factor humano pese a que los despidos planteados pueden acarrear problemas de calidad.

Por último Marcaláin ha señalado que "la dirección rehuye dar la cara ante el comité y la plantilla" de Landaben, ya que le han solicitado una reunión para tratar sobre los criterios de los despidos y las recolocaciones y no han tenido respuesta, por lo que los sindicatos dudan de que TRW tenga en realidad un plan para recolocar a los trabajadores de Pamplona.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.