Consejo Económico y Social alerta de la quiebra del trabajo por cuenta ajena

El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, ha incidido hoy en que el mundo del trabajo está mutando profundamente y que "la relación clásica del trabajo por cuenta ajena empieza a quebrar".

En declaraciones a los medios de comunicación antes de inaugurar el curso "El futuro del trabajo", Peña ha dicho que estos cambios requerirán de un consenso de toda la sociedad, en el que deben participar activamente los agentes sociales (sindicatos y empresarios), para decidir cómo se gobierna dicha mutación sin poner en riesgo la protección a los trabajadores o la cohesión social.

En este sentido, ha hecho referencia a la situación de los repartidores de la plataforma digital de envío de comida a domicilio Deliveroo, que denuncian una relación laboral encubierta en su prestación de servicios a la firma.

"Las fronteras de la relación laboral son frágiles", ha dicho el presidente del CES, que ha reconocido que no es un problema de fácil solución en un entorno cambiante que requiere de un análisis profundo y de un amplio consenso social.

Según ha explicado, la organización actual del trabajo empezó cuando se dio la concentración de "los mismos trabajadores en el mismo sitio haciendo las mismas cosas", un paradigma que empieza a cambiar por la robotización, la digitalización y por la irrupción de la economía colaborativa.

"Eso genera además unas dificultades enormes para financiar nuestros servicios públicos que se basan justamente en esa relación del trabajo por cuenta ajena", ha explicado Peña, que ha abogado por promover la eficiencia del sistema junto con la cohesión social y "blindando educación, sanidad y pensiones".

"No se trata de poner puertas al campo y decir esto está prohibido", ha afirmado Marcos, que ha apostado por estudiar cómo se orienta el mercado para que siga existiendo un trabajo que cotice y que ayude a cofinanciar el Estado.

Con estas premisas el CES se ha embarcado en la elaboración de un informe sobre el futuro del trabajo, que se enmarca en el debate abierto por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los efectos de la automatización de los procesos productivos y de gestión "cuyas consecuencias no somos capaces de imaginar".

Dichos cambios van a tener lugar en un contexto económico fuertemente globalizado, que ha tenido dos efectos "bien conocidos": la deslocalización desde economías desarrolladas a emergentes y la creciente exigencia de competitividad.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.