Productos básicos

El euríbor acentúa las caídas tras despejar el BCE las dudas

El euríbor emprende la senda de las caídas tras la intervención del BCE

El euribor vuelve a la baja

El euríbor, el índice más utilizado a la hora de referenciar las hipotecas, se estabiliza en torno al nivel del -0,116%. De esta manera, y tras la reunión del Banco Central Europeo (BCE), interrumpe la senda alcista que inició a mediados de marzo.

¿Qué más leer?

El euríbor a tres meses se hunde. Se relaja la percepción del riesgo entre bancos

El euríbor inició el mes marcando un -0,103 y a medida que se acercó la reunión del BCE siguió manteniendo una tendencia a la baja.

El indicador, al igual que el mercado, descontaba que el organismo responsable de la política monetaria de la eurozona adoptara nuevas medidas expansivas para paliar la crisis económica que provocó la pandemia de coronavirus.

Así, su presidenta, Christine Lagarde, anunció que recargaba el programa de compras pandémico, conocido por sus siglas en inglés como PEPP, con 600.000 millones de euros, en el rango amplio de las previsiones, que calculaban que las compras podrían ser de un máximo de 500.000 millones de euros.

El efecto sobre el euríbor fue inmediato. Así, el indicador llegó a marcar el -0,133% mínimos del mes, de momento, y llevó a la tasa mensual al -0,116%.

De cerrar en este nivel sería la tasa más baja mensual desde marzo, cuando cerró en el -0,266%.

El euríbor se mantendrá en negativo

El euríbor se mantendrá todo el año en negativo, puesto que los tipos de interés permanecen anclados en el 0% desde marzo de 2016.

¿Qué más leer?

El euríbor se relaja tras la intervención del BCE

De esta manera, el índice entró en negativo en febrero de 2016 cuando cerró en el -0,008%.

Los expertos dudan de que el euríbor vuelva a tasas positivas mientras los tipos de interés se encuentren en el 0%, algo que permanecerá sin cambios durante los próximos años, por lo menos hasta finales de 2022, según el propio organismo.

También estiman que el nivel se situará en el -0,10% o el -0,15% gracias a las políticas expansivas del BCE.

¿Por qué repuntó el euríbor?

El euríbor comenzó a repuntar a mediados de marzo también de la mano del BCE. En este caso, el mercado tenía expectativas de que el BCE colocara los tipos en negativo.

No obstante, al respuesta de la institución fue bastante tibia y esto hizo que el indicador comenzara a subir, a pesar de que luego aprobó el paquete de compras pandémico por un montante de 750.000 millones de euros que previsiblemente se acabará en octubre.

Al mismo tiempo relajó las condiciones de las subastas de liquidez, LTRO, TLTRO e introdujo las PELTRO. Estas tenían un interés mínimo del -1%, lo que hacía que las entidades financieras prefirieran acudir al BCE a financiarse que a pedir préstamos en el interbancario.

Esto hizo subir al euríbor, que comenzó su senda alcista que le llevó a cerrar abril en el -0,081%, el nivel más alto desde diciembre de 2016.

Ante esto, el BCE tenía la misión de relajar el índice y no comprometer a los hipotecados.

Cosa que sucedió en la reunión de junio, pero que ya venía adelantando con las intervenciones de su presidenta, Christine Lagarde, ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y tras la sentencia del Tribunal Constitucional alemán.

En ambas ocasiones, el BCE señaló que haría todo lo necesario para limitar el impacto de la pandemia en la economía de la eurozona.

Previsiones a la baja

El BCE, en su reunión de junio, actualizó las previsiones macro para este año y el siguiente.

Así, la eurozona registrará una caída sin precedentes, al situarse su PIB en el -8,7% este año, frente al 0,8% de la anterior previsión.

Para 2021, la economía de la eurozona se situaría en el 5,2% y en el año 2022 en el 3,3%.

El dato de inflación también muestra unas malas previsiones. Así, los precios se relajarían hasta el 0,3%, frente al 1,1% de la anterior previsión, mientras que para el 2021, se situará en el 0,8%.

Ambos datos se encuentran lejos del objetivo del BCE del 2% y obligó al banco central a replantearse, antes de que estallara la pandemia, una revisión estratégica sobre su política.

Alivio para los hipotecados

El euríbor a la baja supondrá un alivio para los hipotecados, aunque en estas previsiones sus cuotas suban levemente, en el sentido de que sabrán que un euribor estable por debajo del 0% no supondrá una carga financiera a sus cuentas.

También esta estabilidad de cuotas, que se mantendrá hasta finales de 2022, permitirá a los hipotecados hacer frente a ellas con una mejor posición financiera, especialmente si se encuentran al principio de las hipotecas puesto que se abona más intereses que capital.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses